El senador republicano por Arizona John McCain, quien fuera candidato a la presidencia de Estados Unidos en 2008, murió este sábado a los 81 años.

Héroe de la guerra de Vietnam y destacado como uno de los políticos estadounidenses de más alto perfil, McCain falleció como consecuencia de un tumor cerebral que le fue detectado en julio de 2017.

La Clínica Mayo de Phoenix explicó entonces que el tipo de cáncer era un glioblastoma, asociado con un coágulo que le habían eliminado en el mismo centro.

Este viernes, su familia anunció que McCain no continuaría recibiendo su tratamiento para la enfermedad.

“En 2017, el senador John McCain compartió con los estadounidenses (…) que le habían diagnosticado con un glioblastoma y el pronóstico era grave”, se leía en el comunicado.

“En el año que ha pasado desde entonces, John sobrepasó las expectativas de supervivencia. Pero el progreso de la enfermedad y el inexorable avance de la edad marcan el veredicto”, decía el mensaje de la familia.

“Con su habitual fuerza de voluntad, eligió suspender su tratamiento médico”.

Veterano de guerra y político

Hijo de un almirante de Marina, McCain se graduó de la Academia Naval en 1958, después haber sido un alumno con calificaciones bajas y de haber estrellado un avión en el mar.

Sin embargo, completó una carrera de 22 años como piloto de combate y participó en el conflicto de Vietnam.

Un día de octubre de 1967, mientras volaba sobre Hanoi, su avión fue derribado, se fracturó los dos brazos y una pierna y fue apresado por las tropas vietnamitas.

Pasó cinco años como prisionero de guerra.

Cuando su padre se convirtió en comandante de las fuerzas estadounidenses en Vietnam, sus captores le ofrecieron liberarlo, como una táctica de propaganda.

Pero McCain dijo que no saldría hasta que todos los prisioneros estadounidenses fueran liberados.

Durante su encierro, sufrió brutales torturas que lo llevaron a intentar suicidarse una vez y que lo dejaron con discapacidades permanentes.

Tras regresar de ese país, continuó su carrera militar y actuó como contacto entre la Marina estadounidense y el Senado hasta su retiro de las fuerzas armadas en 1981.

Desde entonces, McCain comenzó a abrirse paso en la política estadounidense y poco a poco se convirtió en un referente en temas militares y asuntos internacionales.

En 1982, fue elegido para formar parte de la Cámara de Representantes y cuatro años más tarde se convirtió en senador por el estado de Arizona, cargo en el que fue reelegido cinco veces más.

McCain compitió sin éxito contra George W. Bush por la nominación del Partido Republicano a las elecciones presidenciales del año 2000.

Ocho años después, sí que consiguió ser candidato a la Casa Blanca, pero perdió frente a Barack Obama en las elecciones de 2008.

Sin embargo, la relación entre ambos pareció florecer después de los comicios y Obama solía hacerle consultas a McCain.

Diferencias

Una de las razones por las que McCain se hizo notar en la política estadounidense fue que sus posturas solían chocar con las de sus compañeros republicanos.

De hecho, medios estadounidenses y colegas empezaron a llamarlo “Maverick”, disidente en español.

Por ejemplo, causó revuelo cuando apoyó a dos nominados del presidente demócrata Bill Clinton para la Corte Suprema, al considerar que eran las mejores personas para el puesto.

Durante el gobierno de George W. Bush, fue uno de los dos republicanos que votaron contra una reducción de impuestos y también se opuso a las políticas del presidente sobre el control de armas.

Durante la campaña electoral de 2016, McCain expresó serias dudas sobre la idoneidad de Donald Trump para el puesto de gobernante.

Como respuesta, Trump criticó el historial de guerra de McCain: “No es un héroe de guerra”, tuiteó. “Es un héroe de guerra porque fue capturado. A mí me gustan las personas que no fueron capturadas”.

McCain retiró su apoyo a Trump cuando surgió una grabación de 2005 de Trump haciendo comentarios obscenos sobre las mujeres y que aparentemente admitía haber sufrido un ataque sexual.

“Cuando Trump ataca y degrada a las mujeres en nuestra nación y en nuestra sociedad, ese es un punto en el que simplemente tengo que separarme”, dijo.

Sin embargo, Trump, junto con Barack Obama, fue uno de los primeros en ofrecer sus buenos deseos a McCain cuando anunció que sufría un tumor cerebral.

La relación volvió a agriarse en julio de 2017. Después de que le extirparan un coágulo de sangre de la cabeza, McCain apareció en el Senado con una notoria cicatriz sobre el ojo izquierdo para votar en contra del proyecto republicano para eliminar el Obamacare.

El presidente tuiteó que McCain y otros senadores habían “decepcionado al pueblo estadounidense”.

Pero ante la noticia del fallecimiento, Trump no tardó en pronunciarse.

“Mis más sinceras condolencias y mi respeto a la familia del senador John McCain. ¡Nuestros corazones y oraciones están con ustedes!”, tuiteó.

La determinación de John McCain para trazar su propio rumbo político, independientemente de la línea de su partido, probablemente explica por qué nunca llegó a la presidencia.

Pero fue visto como un hombre de principios, alguien que estaba feliz de sentarse a conversar con sus oponentes políticos para alcanzar un compromiso.

 

Fuente: bbc.com

Anuncios