EL MINISTRO DE AMBIENTE SERGIO BERGMAN SE ANIMÓ A DECIR QUE ESTÁ BIEN FUMIGAR CON AGROTÓXICOS A APENAS 200 METROS DE LOS POBLADOS, DURANTE UN CONGRESO DE AAPRESID SPONSOREADO POR BASF, BAYER, DOW, DUPONT Y MONSANTO.

El Ministro Bergman, que había aconsejado rezar para prevenir los incendios, en el 25° Congreso de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID), que nuclea a los mayores sojeros del país y representantes de las compañías que producen agrotóxicos en su discurso consideró que fumigar a 200 metros de poblaciones en el ámbito rural no presentaría problemas para la salud.

Los estudios científicos demuestran que científicamente 200 metros son suficiente haciendo una buena práctica y en un contexto de condiciones óptimas; pero sabemos también que no siempre se respetan esas condiciones”, afirmó. No dijo qué estudios ni quiénes los habían hecho.. La declaración no es aislada, ya que Bergman junto con el titular de Agroindustria, Ricardo Buryaile están preparando una resolución para regular a nivel nacional la distancia que los fumigadores tendrán que respetar con respecto a los pueblos y escuelas que deben soportar la convivencia con el glifosatoEsa norma establecería que se podría fumigar a 200 metros de centros urbanos.

El problema radica en que cada provincia y luego cada municipio tienen sus propias normas con respecto a la distancia para fumigar. En Congreso de Aapresid se realizó en Rosario, y el allí estuvo el secretario de Producción Primaria de Entre Ríos, Martín Barbieri, quien se expresó: “en mi opinión, creo que 200 metros que es de lo que se está hablando es un tanto escaso; cualquier impericia puede generar un problema, y sobre todo con la presión social que tenemos hoy, me parece que eso es caer en una provocación. No le veo el sentido. no creo que nos adhiramos a esa práctica como provincia porque tenemos nuestra propia normativa y es la que dentro del territorio se cumple y estipula 3.000 metros de distancia de poblados para las pulverizaciones aéreas”, detalló.

Aapresid recibe financiamiento de BASF, Bayer, Dow, DuPont y Monsanto, por lo tanto las palabras de Bergman fueron muy bien recibidas. El discurso del titular de Ambiente y Desarrollo Sustentable intentó camuflarse en conceptos referidos al cuidado de laPachamana y a proteger la naturaleza con los métodos de los pueblos originarios, aunque a la hora de asegurar la conveniencia de usar agrotóxicos a doscientos metros de los poblados, allí se olvidó de todos estos conceptos ambientales para comunicar lo que había venido a decir: que según “estudios científicos” las fumigaciones no ocasionarían problemas a esa distancia mínima de exposición. Los titulares de las empresas multinacionales, fueron los primeros en aplaudir las insensatas palabras del Ministro de Ambiente.

El glifosato, el principal agrotóxico usado en Argentina en los cultivos de semillas transgénicas es un poderoso veneno que provoca serios problemas a la salud, como trastornos en el sistema reproductivo, digestivo, nervioso, inmunitario y cardiovascular.Hay 665 trabajos científicos que sí están avalados con investigaciones serias y comprometidas que comprueban que además de estas enfermedades, puede causar la muerte.

“El ministro de Ambiente hace apenas una semana estuvo en Tecnópolis lavándose la cara durante la celebración del Día de la Pachamama. Allí expresó cuestiones totalmente cínicas e hipócritas en frases como ‘estamos compartiendo esta tradición de los pueblos originarios, algo sumamente sabio’, justamente en este contexto en donde la desaparición de Santiago Maldonado expuso la persecución por parte del Gobierno a los pueblos aborígenes en lucha por sus tierras. Luego, también dijo que era importante ‘reconocer a la Tierra los dones y bendiciones que nos otorga generosamente y, a través de este antiguo ritual y tradición, darle las ofrendas y pedirle que renueve, hasta el próximo año, todo lo que da como sustento’, pero al mismo tiempo abre las puertas a las fumigaciones con agrotóxicos a una cuadra de las viviendas populares. Está claro que el único interés que el rabino posee en relación a la Tierra es la extracción de ganancias empresariales a partir de ella, cueste lo que cueste y afecte a quien afecte, a pesar de que ello se cobre vidas humanas y devaste ecosistemas completos”, declaró Luciana Nogueira, refeferente de grupos ambientales de Necochea al diario La Izquierda.

 

Fuente: elfederal.com.ar

Anuncios