El romance llegó a su fin, la luna de miel duró poco. Para los familiares que asistieron a la boda era algo que se venía venir, nunca hubo amor. La desnuclearización tan promocionada, la desactivación de la amenaza de los misiles y bombas atómicas norcoreanas nunca dejaron de estar en el mismo lugar apuntando a los mismos destinos. En las últimas horas Japón denunció que Corea del Norte sigue siendo una amenaza grave e inminente”.

Unos días atrás pudo verse el comienzo de la ruptura cuando Trump desactivo el viaje a Corea del Norte de su hombre de confianza para liderar la diplomacia estadounidense. Por primera vez el presidente de EE.UU quién durante todo este tiempo alabó los logros de la cumbre con su par norcoreano, reconoció que no hubo cambios sustanciales e incluso criticó a China por no hacer lo suficiente.

Estas declaraciones llevaron a que la pátina de diplomacia fuera removida rápidamente. China tacho de “irresponsables “los comentarios del patrón de la casa blanca. Lo que nació de un día para el otro, también se fue de manera repentina.

El diario oficial norcoreano denunció que el pentágono planeaba un complot contra el líder norcoreano para luego desencadenar una invasión. En estas últimas horas Kim envió una carta a Trump, el mensaje principal tiene que ver con el momento indicado para un acuerdo de paz entre ambas naciones. Sin embargo la visión de ambas naciones sobre cuándo y bajo qué parámetros firmar un acuerdo es diametralmente opuesto. El  show de la cumbre creada por Trump convertida en una gran oportunidad de exposición pública para el dictador Kim ya no parece estar en sus manos. Otra vez los estrategas estadounidenses parecen haber puesto un marco para la discusión y esto genera una real distancia del milagro tan promocionado. Nada cambio desde la cumbre entre Trump y Kim en Singapur por lo que lo que resalta  otra vez es lo impredecible  y en eso coinciden Donald Trump y el joven dictador.

 

Por Andrés Repetto

Fuente: arnoticias.tv

Anuncios