El submarino nuclear entró en aguas del estrecho de Gibraltar. El Ministerio de Defensa ruso advirtió que los Cascos Blancos acababan de proveer sustancias tóxicas a los grupos armados que planeaban efectuar un ataque químico en Idlib.

Por su parte, los militares estadounidenses declararon que la nave actuaba en el contexto de una maniobra técnica planeada.

Los medios precisan que el submarino llevaba misiles de crucero Tomahawk de unos 1.600 kilómetros de alcance.

Esta llegó a ser la segunda nave subacuática que entró en el estrecho desde principios de año. Fue en marzo cuando el submarino nuclear USS John Warner apareció en la zona para participar después en un golpe militar contra los blancos en Siria.

El 25 de agosto el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konashénkov, informó que EEUU acumula su potencial de misiles en Oriente Medio para asestar nuevos golpes contra Siria. Esta actividad se ve vinculada con la posibilidad de provocación con el uso de armas químicas en la provincia siria de Idlib.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios