Un tribunal de Birmania (Myanmar) condenó hoy (03.09.2018) a siete años de prisión a dos periodistas birmanos de la agencia de noticias Reuters acusados de vulnerar la Ley de Secretos Oficiales mientras investigaban una matanza de musulmanes rohinyás.

Los reporteros Wa Lone y Kyaw Soe Oo fueron detenidos la noche del pasado 12 de diciembre tras reunirse con dos policías que, según los acusados, les entregaron documentos supuestamente confidenciales.

Desde entonces, ambos habían estado detenidos sin fianza y comparecido una treintena de veces ante el tribunal, que inició la instrucción el pasado 9 de enero y presentó los cargos formalmente el 9 de julio.

“No tengo miedo. Creo en la justicia. No he hecho nada malo”, dijo Wa Lone tras escuchar el veredicto y ante los sollozos de sus familiares.

Los reporteros investigaban el asesinato de una decena de rohinyás descubiertos en una fosa común en la aldea Inn Din en el estado Rakáin (oeste), masacre por la que siete soldados birmanos fueron más tarde condenados a diez años de prisión.

El suceso de Inn Din está relacionado con la campaña de castigo que inició el Ejército birmano tras el ataque del grupo insurgente Ejército Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA) contra varios puestos policiales el 25 de agosto de 2017.

Desde entonces, unos 700.000 rohinyás, una minoría mayoritariamente musulmana, han huido a la vecina Bangladesh, donde viven hacinados en extensos campos de refugiados atendidos por la ONU y organizaciones no gubernamentales.

En abril, el capitán de la Policía Moe Yan Naing testificó que un cargo superior les había ordenado a él y a otros subordinados ofrecer documentos secretos a Wa Lone para tenderle una trampa, lo que ha sido negado por las autoridades.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha pedido la liberación de los dos periodistas y abogado por la libertad de prensa, llamamiento al que se han sumado la Unión Europea, Estados Unidos y varias organizaciones internacionales.

El fallo fue emitido una semana después de que expertos de la ONU publicaran un informe en el que señalaban que hay elementos de “genocidio intencional” en la actuación del Ejército birmano contra lo minoría étnica.

Tras esta primera condena, los acusados pueden apelar ante el tribunal de la división de Rangún y, en última instancia, ante el Tribunal Supremo.

Wa Lone, de 32 años y oriundo de Mandalay (norte), empezó a trabajar para Reuters en 2016, mientras que Kyaw Soe Oo, de 28 años y natural de Rakáin, fue contratado por la agencia de noticias, con sede en Reino Unido, en septiembre del año pasado.

 

Fuente: dw.com

Anuncios