Evo Morales insiste en que se presentará a las elecciones primarias de enero, pese a las manifestaciones políticas y sociales que le exigen que desista de su propósito. “Iré a las primarias por decisión del pueblo y del Tribunal Supremo Electoral”, adelantó el presidente de Bolivia en una entrevista al diario El Deber.

El mandatario reveló que hace un tiempo se reunió con integrantes del TSE en la residencia presidencial “para conocer sobre la ley de partidos políticos”. “Ahí ellos nos sorprendieron, dijeron que estaban previstas las primarias en enero, me asusté, me sorprendí”, manifestó.

El periodista le recordó que el Tribunal había dicho que no era viable aplicarlo ahora, sino desde la próxima legislatura. “Esa era la propuesta del TSE, no tengo por qué mentir. En esa primera reunión donde nos informaron sobre el proyecto de ley, textualmente nos dijeron que las primarias serían en enero. Además, el proyecto no es del MAS, del Gobierno, nunca pensamos eso”, respondió Evo.

La semana pasada, la Cámara de Diputados de Bolivia, controlada por el oficialismo, aprobó la ley de Organizaciones Políticas para llevar a cabo las cuestionadas elecciones primarias en enero de 2019, cuando el proyecto original indicaba que se debían celebrar en 2024.

Esta medida aumentó las tensiones políticas. La oposición considera que la modificación del proyecto original es una maniobra del oficialismo para darle legitimidad a la candidatura de Evo Morales y, a su vez, presionar a la propia oposición a pensar cómo enfrentar al jefe de Estado en las próximas elecciones.

Morales quiere presentarse a los comicios del año que viene para lograr un cuarto mandato, a pesar de que su derrota en 2016 en un referéndum le quitaba esa posibilidad. Posteriormente, un fallo constitucional lo habilitó para postularse, pero desde entonces persisten las manifestaciones políticas y sociales.

Las autoridades electorales determinaron que solo podrán participar de las elecciones presidenciales los candidatos que se inscriban entre octubre y noviembre de este añopara las primarias de enero.

Consultado sobre si aceptaría una derrota, a partir de los datos aportados por los sondeos que indican que el ex presidente Carlos Mesa ganaría en La Paz, Santa Cruz, El Alto, Cobija y Trinidad, el jefe de Estado cargó contra las encuestadoras.

“No creo en las encuestas. ¿Cuándo las encuestas me han hecho ganar? Y cuando lo hicieron decían que sería primero con el 51% y llegamos al 61%. En 2005 me daban 33 a 32%, a Jorge Quiroga y Podemos con 30%. Una empresa, no revelo cuál, me decía que íbamos a ganar con más del 50%. Pedí que lo informe a la prensa y nunca lo publicaron. Claro, si yo les daba plata, seguro que lo hacían”, respondió.

Por su parte, Evo Morales reiteró su intención de promulgar “una ley contra la mentira”, y lanzó una amenaza contra los medios: “Vamos a proyectar la ley contra la mentira, porque ya es hora de moralizar (a los medios)”.

“Lo que pasa es que algunos periodistas no investigan, entran a la chismosería, ahí está el tema. No hay independencia. Son de izquierda o son de derecha, solo hay dos caminos”, agregó.

 

Fuente: infobae.com

Anuncios