En fila y de a uno, como panes recién salidos del horno, de esa manera fueron publicados los libros de todos los ex colaboradores del presidente Trump. La presidencia del gran Donald sin duda da tela para cortar y eso aprovecharon quienes estuvieron junto a él. En las diferentes publicaciones se habló de los nervios, las corridas,  los impulsos del primer mandatario, las intrigas y las distintas investigaciones que pesan sobre el presidente y su círculo más íntimo.

Con más o menos detalles de la interna del salón oval cada uno de ellos se convirtió en éxitos de ventas. En los próximos días un nuevo libro saldrá a la venta, la fecha elegida para su llegada al público no es una más, “Fear: Trump in the White House” (Miedo: Trump en la Casa Blanca) del legendario periodista Bob Woodward estará en las librerías el 11 de septiembre.

Las 448 páginas de esta investigación sobre el presidente Trump y sus decisiones de gobierno como algunas de sus investigaciones ya están dando que hablar e incluso llevaron a Donald Trump a recomendar al congreso de su país que modifique las leyes en torno a la difamación en Estados Unidos. Utilizando su arma más poderosa pero al mismo tiempo más peligrosa para su persona y su presidencia, Trump publicó en twitter ¿no es una pena que alguien pueda escribir un artículo o un libro con historias totalmente inventadas y dar una imagen de una persona que literalmente es opuesta y salirse con la suya sin retribución ni costo?”

No es una fecha más el día que saldrá a la venta este nuevo libro como no lo es su autor. Woodward es uno de los periodistas que investigo el escándalo del Watergate en los años 70 que llevaron a la renuncia del presidente republicano Richard Nixon. The Washington Post público en ese entonces las investigaciones y ahora hace los mismo con el anticipo del libro e incluso con una grabación de audio entre el autor y Trump, (aprobada por el presidente) en la que Donlad Trump asegura que ninguna de las seis personas a las que Bob Woodward asegura haberle pedido en los últimos meses una entrevista con el presidente lo consultó. Trump negó que alguien le hubiera pedido la entrevista.

Un anticipo: Cuando las investigaciones  en torno al espionaje ruso en la campaña presidencial estadounidense a favor de Trump estaban en sus comienzos,  Woodward afirmó que el Rusiagate reunía todos los condimentos como para ser un escándalo muy superior al Watergate.

La fecha, el periodista y el tiempo político en que sale a la venta esta investigación es peligroso para Trump ya que Estados Unidos está en plena campaña para las elecciones de mediano termino, elecciones que podrían modificar las fuerzas en el congreso, hoy ambas cámaras de mayoría republicana. En las últimas semanas casos judiciales que involucraron al ex abogado de Trump y su ex jefe de campaña comprometieron a Donald Trump, golpes políticos y judiciales que ahora se suman a este libro que aún no reveló lo que contiene.

Mientras tanto se espera el resultado de la prolongada, detalla y profunda investigación que lleva adelante el hombre que busca saber si Trump sabía de lo que hacían los espías rusos a su favor en la campaña presidencial, y si el presidente obstruyo la investigación.

Esta bomba que Trump y sus abogados aún no logaron desactivar podría estallar en cualquier momento y poner en jaque al “rey”. Si bien todavía es incierta la posibilidad de un juicio político, como cabeceras de playa para una invasión, las encuestas en Estados Unidos comenzaron a hacer su trabajo. En estos días se publicaron los números, gracias a las encuestas no sólo se supo que la desaprobación de la presidencia de Trump llega al 60 por ciento sino algo más inquietante para un hombre obsesionado con esta posibilidad, el 49 por ciento de los encuestados afirmó apoyar un juicio político contra el presidente.

La personalidad impredecible de Trump contagió a su presidencia y continuó expandiendo este mal ahora a su futuro político.

 

Por Andrés Repetto

Fuente: arnoticias.tv

Anuncios