Japón se repone del sismo de 6.7 grados que sacudió la isla de Hokkaido, cuando días atrás hacía frente a una ola de calor y al paso del tifón.

Más de 20 mil rescatistas acompañados de perros de búsqueda pasaron la noche en vilo en Japón para intentar encontrar sobrevivientes en los deslizamientos de tierra que siguieron al violento terremoto de magnitud 6, 7 que afectó a la norteña isla de Hokkaido la noche de este miércoles 5 al jueves 6 de septiembre.

Según la radio pública local NHK, tras un último balance, los fallecidos ascienden a 16 personas y otras 26 siguen aún desaparecidas tras el terremoto, la última de varias catástrofes naturales que han golpeado al archipiélago en los últimos dos meses entre ola de calor, tifones e inundaciones.

Los desaparecidos pertenecen sobre todo a la ciudad de Atsuma, en el sur de la isla, donde decenas de deslizamientos de tierra destruyeron casas y otras estructuras.

“Fue una noche ansiosa con varias réplicas, pero animada pues estamos todos juntos. Ahora estamos agradecidos por la comida que nos han dado”, declaró a la radio una mujer en uno de los albergues donde 5 mil habitantes de Hokkaido pasaron la noche tras el movimiento telúrico.

Ante el pronóstico de lluvia para este viernes y sábado, el primer Ministro Shinzo Abe llamó a la población a tener cuidado en las calles porque el suelo suelto podría deslizarse y provocar más derrumbes. “Dedicaremos toda nuestra energía a salvar vidas”, dijo Abe, tras presidir un gabinete de emergencia.

Apagón general en Hokkaido

El terremoto dañó la gran planta eléctrica de Tomato-Atsuma, que normalmente suministra la mitad de la energía de la isla de Hokkaido y que se encuentra cerca del epicentro. Eso generó una inestabilidad en la red lo que provocó un apagón total. Sin embargo, este viernes 7 de septiembre por la tarde la compañía Hokkaido Electric Power Co había restaurado el servicio a casi la mitad de los 5 millones de hogares.

También fueron reanudados los vuelos en el principal aeropuerto de Hokkaido, fundamental para esta isla que es un destino turístico popular por sus montañas, lagos, padreras y buenos mariscos. También reinició su servicio el tren de alta velocidad.

Otra consecuencia del movimiento telúrico fue la suspensión de unos ejercicios militares de las Fuerzas de Autodefensa de Japón, previstos con aviones australianos y los marines estadounidenses. También fue cancelado un partido de fútbol amistoso entre Japón y Chile programado para hoy viernes en Saporo, la principal ciudad de Hokkaido.

Pese a la magnitud del fenómeno natural, en la agencia AFP, un profesor de la Universidad de Tohoku en el noreste de Japón, decía que las pérdidas provocadas por este movimiento telúrico eran pocas considerando la intensidad del sismo o comparados con los daños que dejaron la ola de calor o las lluvias torreciales: “los daños hubieran sido peor, quizás 50 veces más grandes si estos desastres se hubieran producido en Europa o en otras regiones de Asia”, concluyó Kimio Takeya, el especialista.

 

Con Reuters y AFP

Anuncios