Tras casi tres días de operaciones en el área de búsqueda PAPA 1, la zona sobre la que recomendaron rastrillar los Estados Unidos y Gran Bretaña, la empresa Ocean Infinity informó en su último parte de búsqueda el hallazgo de un objeto de unos 55 metros de largo, que será analizado por las autoridades que viajan a bordo del barco noruego Seabed Constructor.

Lo mismo ratificaron los familiares de los tripulantes del ARA San Juan, que también viajan a bordo del buque Seabed Constructor como fiscales del operativo, y que al finalizar cada día emiten un comunicado con las novedades del caso. Sin embargo, se mostraron cautos ya que podría tratarse de un “formación geológica”.

Por su parte, fuentes de la Armada dejaron trascender “no creen que se trate” del submarino. Y que todavía no cuentan con información precisa suministrada por la firma que busca al ARA San Juan en el Sur como para elaborar una conclusión o comunicar algo de manera oficial.

“A las 10 AM en reunión con el equipo técnico de la empresa nos informaron que se sigue investigando el contacto de ayer –por el martes–. Vimos las primeras imágenes de una formación alargada de aproximadamente 55 metros de largo, podría ser una formación geológica porque es un tanto irregular, pero se sigue trabajando en obtener imágenes más claras antes de bajar el ROV”, expresaron los familiares en su comunicado de este miércoles.

Las primeras imágenes se procesaron el martes y durante la mañana del miércoles se continuó con el análisis para determinar con exactitud de qué se trata el objeto en cuestión. El ARA San Juan tenía 65,93 metros de eslora.

En caso de que el contacto no pueda ser identificado a través del material fotográfico recabado, se bajará a la zona el ROV, sumergible operado de forma remota.

Cómo es el operativo

El sistema se basa en una red de comunicaciones que enlaza una flota de mini-submarinos con la nave principal y la nube.

El barco zarpó de Comodoro Rivadavia el viernes 7 de septiembre, llevando a bordo a tres efectivos de la Armada y cuatro familiares de la tripulación del submarino que actúan como veedores de las tareas de búsqueda.

Los mini-submarinos autónomos UV escanean el fondo marino. Pueden operar hasta los 6.000 metros de profundidad.

 

LA ZONA DE BÚSQUEDA

El barco zarpó de Comodoro Rivadavia el viernes 7 de septiembre, llevando a bordo a tres efectivos de la Armada y cuatro familiares de la tripulación del submarino que actúan como veedores de las tareas de búsqueda.

Además, durante el rastrillaje se halló otro barco hundido a poca distancia del pesquero que se había encontrado horas antes. “Podría ser otro pesquero porque tiene unos 29 metros de largo. Igual se va a verificar. Acordamos no descartar ningún contacto hasta ser correctamente verificado“, indicaron los familiares.

A pedido de la empresa Ocean Infinity, la corbeta Espora de la Armada Argentina patrulla la zona de búsqueda para evitar que ingresen otros buques.

 

Fuente: clarin.com

Anuncios