Un tribunal peruano impuso este martes cadena perpetua a 10 dirigentes de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, entre ellos su jefe histórico Abimael Guzmán, quien ya cumplía prisión de por vida, por un atentado con cochebomba que dejó 25 muertos en Lima en 1992.

Los tres jueces del Colegiado A de la Sala Penal Nacional dictaron sentencia al final de una audiencia de seis horas, transmitida en vivo por la televisión, tras 20 meses de juicio por el atentado en la calle Tarata, del distrito limeño de Miraflores, perpetrado el 16 de julio de 1992.

Los senderistas procesados en esta causa eran 12, pero Elizabeth Cárdenas fue absuelta y Moisés Limaco no recibió sentencia pues está prófugo, aunque asistió a audiencias previas del juicio, iniciado en febrero de 2017.

En tanto, el tribunal absolvió a todos los líderes senderistas de los cargos de “tráfico ilícito de drogas” por falta de pruebas.

Entre los condenados figuran la esposa de Guzmán, Elena Yparraguirre, y los dirigentes Osmán Morote y Margot Liendo, quienes ahora cumplen arresto domiciliario.

La audiencia se efectuó en la base naval del Callao, puerto vecino a Lima, y Guzmán, vestido con casaca marrón y camisa negra con rayas blancas, permaneció cabizbajo sentado junto a los demás procesados.

El atentado con cochebomba en la calle Tarata conmocionó a Perú, pues fue la primera vez que un objetivo civil fue blanco de un atentado en Lima. El escenario fue de terror, pues dejó 25 muertos y más de un centenar de heridos.

Con este fallo, Guzmán, de 83 años, acumuló una segunda condena de por vida, que ya cumple desde 1992.

 

Con información de AFP

Anuncios