Tal y como venía especulándose y como podíamos temer, la Unión Europea ha aprobado la reforma de la Ley de Copyright en la votación que ha tenido lugar este mediodía en el Parlamento, incluyendo los polémicos artículos 11 y 13. 438 votos a favor, 226 en contra. No obstante, esto no significa que se haya llegado hasta el final.

En enero de 2019 tendrá lugar una segunda votación y será necesaria la adaptación legislativo por parte de los 28 países miembro de la Unión. En todo ese proceso es posible que los tribunales europeos terminasen impugnando esos dos artículos, ampliamente protestados.

Una polémica llegada hasta aquí

La votación consolida lo fraguado desde 2016, cuando empezó a ponerse en marcha esta reforma. En julio ya fue votada en contra su negociación acelerada, dando paso al escenario actual, de debate y votación públicas.

Los artículos más polémicos de la propuesta eran los 11 y 13. El primero prohibe el libre enlace hacia otros contenidos o el uso de extractos de los mismos, como pueden hacer los agregadores o las redes sociales. Para ello habrá que pagar un impuesto.

El segundo requiere que las plataformas online detecten y eliminen de inmediato cualquier infracción de copyright mediante el uso de filtros durante el proceso de subida de contenido. Algo que a nivel técnico también está por ver.

En peligro la libertad de difusión y acceso a la información

Esto incluye a los contenidos alternativos generados a partir de contenidos con derechos de autor, como los memes. De no cumplir con este artículo, tanto la plataforma como el usuario final que publicase dicho contenido serían multados. Algo que no era así hasta ahora.

Principalmente por estos dos artículos se considera que la aprobación de estos artículos amenaza a la libertad en la red, a su carácter abierto y a su pluralidad. Mozilla explicó en un comunicado público que los efectos negativos de esta reforma serían enormes para los creadores independientes, los pequeños servicios online (imposible competir contra los grandes), o para los propios usuarios de Internet, entre otros actores.

Otros ilustres de la web, como Vinton Cerf y Tim Berners-Lee, considerados los padres de Internet y de la World Wide Web respectivamente, también se posicionaron: encabezaron una larga lista de expertos que enviaron una carta a Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo en la que hablaba de cómo el artículo 13 en particular suponía “un paso sin precedentes hacia la transformación de internet de una plataforma abierta para compartir e innovar a una herramienta para la vigilancia automatizada y el control de sus usuarios”.

El artículo 13, en principio, estará exento de cumplimiento para las webs y apps más pequeñas, aunque no se ha especificado por el momento qué parámetros serán medidos para la clasificación en “grandes” o “pequeñas” ni más detalles al respecto. Un debate similar al que plantea la última propuesta de la Comisión para la retirada de contenido extremista de las plataformas online, sin discriminar por tamaño y obligando incluso a las más pequeñas a tener disponibilidad permanente para eliminar estos contenidos.

La votación de hoy también ha supuesto la aprobación de la normativa que “protege” las emisiones de espectáculos deportivos. Esta norme restringe incluso la publicación en redes sociales de selfies en un estadio deportivo durante dicho espectáculo, como un partido de fútbol o una carrera de Formula 1.

Las reacciones

Xnet, plataforma de activistas por los derechos digitales y la democracia en red, nos responde al teléfono a través de su portavoz, Simona Levi, con tono abatido: “Como siempre, la estupidez ha triunfado. Y sobre todo los eurodiputados, que son tan sensibles a las multinacionales y a sus intereses económicos. La reforma es absurda, una parte la justifica la ignorancia de los eurodiputados, como ya vimos con la neutralidad de la red, estuvieron a punto de cargarse Internet. Pero los intereses justifican otra buena parte. Los eurodiputados son muy sensibles a esta presión, ya que está relacionada con su imagen. Hemos perdido una batalla, pero no la guerra”.

Julia Reda, eurodiputada por el Partido Pirata alemán y presente en la jornada de hoy, ha comentado la votación en su cuenta de Twitter. Ha hablado de “una catástrofe para los seguidores de los deportes” en referencia al nuevo derecho de los organizodores de espectáculos deportivos. También ha señalado que “el Parlamento Europeo ha fracasado en escuchar a ciudadanos y expertos” en relación a la aprobación del articulo 13. Ella ha ido una de las grandes figuras que han alzado su voz en contra de esta reforma.

Podemos ha calificado esta aprobación como “una vía libre a la censura previa y a la limitación de acceso a la información”, considerando que se trata de “malas noticias para Internet y los derechos de los creadores. Buenas para la industria”. El departamento de comunicación del PSOE, a llamada de Xataka, se limitó a respondernos que es un asunto propio del Parlamento Europeo, desentendiéndose de cualquier valoración. No obstante, José Blanco, miembro del Parlamento Europeo, sí se ha pronunciado: “Hoy se ha votado a favor de dar más protección y una remuneración justa para los creadores, un refuerzo a la creación y la diversidad cultural de Europa y a la libertad de expresión.

El PP, a través del gabinete de prensa del Congreso, nos prometió unas valoraciones que no nos han llegado en el momento de publicar este artículo, el cual actualizaremos tan pronto nos sean remitidas. Ernest Urtasun, de ICV, cree que esto son “malas noticias” y que “lo que logramos parar hace unos meses ha pasado hoy”.

AMETIC (la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones), considera que “se ha desaprovechado una gran oportunidad para lograr el equilibrio entre los derechos de autor, los derechos de los ciudadanos y de las empresas innovadoras con la aprobación de la propuesta de Directiva de Copyright en el Parlamento Europeo”.

La EFF, organización sin ánimo de lucro centrada en conservar los derechos de libertad de expresión en la era digital, ha calificado la votación como “el peor resultado posible”, tanto por el nuevo derecho de copyright online más restrictivo como para los nuevos derechos de los organizadores de espectáculos deportivos.

Por Javier Lacort

Fuente: xataka.com

Anuncios