El presidente ruso, Vladímir Putin, atribuyó el derribo del avión ruso Il-20 en Siria a una serie de casualidades trágicas.

“En lo que se refiere a su comparación con el momento cuando nuestro avión fue derribado por un caza turco, se trata de una situación distinta”, dijo Putin a la prensa tras la reunión con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán.

Explicó que en aquel momento “el caza turco derribó deliberadamente nuestro avión”, sin embargo, esta vez se “parece más a una serie de casualidades trágicas”, porque ningún “avión israelí derribó al nuestro deliberadamente”.

“Cuando mueren personas, especialmente en condiciones tan trágicas como esta, siempre es una tragedia, para todos nosotros, para el país y para los parientes de nuestros compañeros fallecidos; en relación con ello, expreso mis condolencias a los familiares de los fallecidos”, dijo el líder ruso.

Putin destacó la importancia de investigar lo sucedido.

El Ministerio de Defensa de Rusia informó que en la noche del 17 de septiembre se perdió la comunicación con un avión Il-20 ruso que regresaba a la base aérea de Hmeymim, en la provincia siria de Latakia (oeste).

El Ministerio afirmó además que en ese mismo momento cuatro cazas israelíes F-16 atacaban blancos sirios en Latakia, mientras que la fragata francesa Auvergne lanzaba misiles hacia Siria.

Según la autoridad castrense rusa, Israel utilizó al Il-20 como un escudo y lo expuso a un ataque de misil sirio, que se saldó con la muerte de 15 militares rusos.

 

Por su parte, el Ejército de Israel lamentó el derribo del IL-20 ruso en Siria y subrayó que la responsabilidad del derribo del avión ruso recae solo en Damasco.

Además responsabilizó a Irán y el movimiento chií libanés Hizbulá de lo ocurrido.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios