En su gira por Sudamérica, la atareada Orquesta Sinfónica israelí de Jerusalén (Al Quds) se ha enfrentado a una fuerte campaña del movimiento BDS (Boicot Divestment Sanctions) que ha organizado varias protestas en Perú, Brasil, Argentina y Chile.

En Santiago, un cartel que muestra al director Yeruham Scharovsky, con el pecho y las manos salpicadas de sangre se distribuía por las calles.

La semana pasada en Sao Paulo, consignas anti-israelíes fueron cantadas por miembros del movimiento BDS, quienes también ondearon banderas palestinas frente a la sala de conciertos brasileña donde iba a actuar la orquesta.

La representación planeada tuvo lugar al final, pero se llevó a cabo bajo medidas de seguridad muy altas, según el periódico israelí Haaretz.

 

Fuente: almanar.com.lb

Anuncios