Los expertos rusos opinan que las acciones de Israel en Siria no deberían quedarse impunes. Por lo tanto, Rusia podría dar una “respuesta muy desagradable” al siniestro del avión ruso Il-20.

“Por supuesto, este incidente empaña las relaciones entre los dos países, digan lo que digan los israelíes. Rusia se ha tomado una pausa para evaluar toda la información relacionada con el derribo del Il-20. Por ahora, resulta imposible sacar conclusiones definitivas”, comentó a Sputnik Andréi Sídorov, profesor titular de la cátedra de Relaciones Internacionales de la Universidad MGIMO.

La cuestión principal, según el experto, es si se trata de una acción deliberada o una irresponsabilidad. Sídorov calificó también el incidente de una posible “provocación de múltiples capas” que buscaba cubrirse con un avión ruso y quedarse impunes.

“Israel se permite demasiadas cosas. Esto no debe quedar impune, porque puede haber un precedente para otros países y podría convertirse en una invitación a otros provocadores para derribar aviones rusos de esta manera”, opinó.

El interlocutor de la agencia recordó que el presidente ruso, Vladímir Putin, señaló que la respuesta, dirigida a garantizar la seguridad de los militares rusos en Siria, la notarán todos.

“Rusia puede dar una respuesta extremadamente desagradable al desplegar en Siria los sistemas de defensa aérea S-300 y cerrar así el cielo del país para Israel”, afirmó Andréi Sídorov.

Sin embargo, el experto cree que no se espera una ruptura de las relaciones diplomáticas entre Rusia e Israel. Esta opinión la comparte Borís Dolgov, investigador principal del Centro de Estudios Árabes e Islámicos del Instituto de estudios orientales de la Academia de Ciencias de Rusia.

“Israel es responsable del incidente. Rusia se reserva el derecho de tomar las medidas adecuadas. Estas medidas estarán dirigidas solo a garantizar una mayor protección de la infraestructura militar y aérea rusa en Siria. Las autoridades rusas no mencionaron ninguna sanción o medida de naturaleza diplomática por su parte. Es posible que se introduzca solo alguna restricción de cooperación con Israel”, señaló Dolgov en unas declaraciones a Sputnik.

Según el experto, Israel persigue objetivos tácticos con sus acciones en Siria.

“Fue una acción de los pilotos israelíes, autorizada por el comando de la Fuerza Aérea israelí. No creo que esto se haya decidido a nivel presidencial, pero ciertamente se hizo a través del comando militar. Es decir, los pilotos israelíes se cubrieron con nuestro avión. Es un truco militar cínico”.

El investigador enfatizó que la parte rusa en Siria no esperaba estas acciones.

“Hubo acuerdos sobre la cooperación ruso-israelí. Pero junto con estos acuerdos y cooperación, es posible este tipo de incidentes. Por lo tanto, el comando militar ruso debe tenerlo en cuenta”.

El Ministerio de Defensa de Rusia informó que el 17 de septiembre sobre las 20:00 GMT se perdió la comunicación con un avión Il-20 ruso que regresaba a la base aérea Hmeymim y se encontraba a unos 35 kilómetros de la costa del Mediterráneo.

Según el departamento castrense, en esos momentos cuatro cazas israelíes F-16 estaban atacando instalaciones en Latakia y usaron al Il-20 como escudo, exponiéndolo al fuego del sistema sirio de defensa antiaérea.

El Il-20 fue derribado por un cohete del sistema S-200, murieron 15 efectivos rusos.

El Ministerio ruso calificó las acciones de Israel de intencionadas y hostiles y declaró que se reserva el derecho a responder adecuadamente. El ente publicará el 23 de septiembre información detallada sobre las circunstancias del siniestro del Il-20 ruso en Siria.

Por su parte, el Ejército de Israel lamentó el derribo del Il-20 ruso en Siria y subrayó que la responsabilidad del derribo del avión ruso recae solo en Damasco.

Además, responsabilizó a Irán y al movimiento chií libanés Hizbulá de lo ocurrido.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios