Una catástrofe nuclear, un país en crisis invadido por potencias extranjeras que se dividen su territorio y un muro que impide salir a los ciudadanos. La trama de ‘The New World’ (‘El Nuevo Mundo’), el nuevo comic del escritor checo-estadounidense Ales Kot, parece tener muchos paralelismos históricos; sin embargo, el tiempo y el lugar son la novedad: los EE.UU. en el año 2037.

De acuerdo a la historia, un bombardeo masivo a las principales ciudades estadounidenses deja el país en ruinas. Aunque nadie se atribuye el ataque, la situación motiva una “intervención humanitaria“.

Pero la cosa no queda allí, sino que los ocupantes dividen el territorio en tres: los EE.UU. del Este, la Unión de Federaciones y Nueva California. Esta última región es la que mantiene la mayor resistencia a la invasión y donde la población conserva la idea del “sueño americano”.

Para completar este panorama, el muro construido al sur para impedir el ingreso de inmigrantes provenientes desde México cobra un nuevo sentido: ahora nadie puede huir de lo que, tiempo atrás, fueron los EE.UU.

La policía y el disidente

La protagonista de la historia es Stella, una oficial de policía cuyo trabajo es transmitido por televisión en un ‘reality show’. En concreto, debe atrapar delincuentes y luego el público vota si quiere que los elimine en el lugar o no.

Sin embargo, a ella no le agrada esa tarea y termina de convencerse cuando una noche se enamora de un disidente del régimen de ocupación, que también es vegano, anarquista y ‘hacker’, entre otras cosas. Al día siguiente, él es señalado como su objetivo, pero en vez de arrestarlo, huyen juntos. Así comienza una trama estilo ‘road-movie’ donde el relato oficial sostiene que Stella fue raptada y el resto de los policías van en su búsqueda.

En una entrevista con el portal Nerdist, Kot opinó que “cualquiera puede hacer una ciencia ficción distópica hoy porque no es necesario realmente ejercer la imaginación para llegar a algo así”. “Lo estamos viviendo. Pero también estamos viviendo en algo mucho más complejo al mismo tiempo, un mundo lleno de potencial y actualización de ideas e ideales mucho más positivos”, añadió.

Desde su punto de vista, el totalitarismo “prospera” cuando logra “destruir la imaginación a una edad temprana”. Si las personas pierden su imaginación, “¿cómo construirán un mundo mejor? ¿cómo se puede construir algo si no podemos imaginarlo?”, se preguntó el escritor dejando la puerta abierta al desarrollo de su nueva obra.

 

Fuente: rt.com

Anuncios