Casi 400 personas murieron en los terremotos más el posterior tsunami que golpearon desde este viernes la isla indonesia de Célebes, donde los hospitales colapsaron para atender a los más de 500 heridos.

La agencia de gestión de desastres informó este sábado un balance de al menos 385 muertos y 16.732 desplazados​. Especificó que el primer terremoto tuvo una magnitud 5,9 y el segundo, 7,5 que motivó el tsunami. Y hubo unas 130 réplicas.

La mayoría de víctimas se registraron en Palu, una ciudad de 350.000 habitantes en la costa oeste de Célebes, señaló el vocero oficial Sutopo Purwo Nugroho, que reclamó “personal, voluntarios y material especializado”.

“Pensamos que decenas o cientos (de víctimas) todavía no han sido encontradas entre los escombros”, alertó.

Y ejemplificó: “El principal centro comercial de Palu se derrumbó. El hotel Rua-Rua se hundió, tenía 80 habitaciones y 76 estaban ocupadas”.

Las imágenes de Palu mostraban varios cuerpos sin vida cerca del mar, algunos de ellos recubiertos con lonas azules.

Los coches destrozados diseminados por la zona reflejaban la violencia con que la ola golpeó la localidad.

Los centros de salud no daban abasto con la llegada masiva de víctimas y numerosos heridos eran tratados en el exterior. Los habitantes transportaban como podían los cadáveres.

Komang Adi Sujendra, director del hospital estatal de Undata, en Palu, sostuvo: “Necesitamos toda la ayuda que sea posible. Hospitales de campaña, médicos, medicinas y mantas…”.

Se cortó la electricidad de forma parcial y el aeropuerto y rutas se cerraron durante 24 horas.

El presidente indonesio Joko Widodo anunció que se desplegaba el Ejército para participar en las operaciones de búsqueda de víctimas.

El epicentro del sismo se situó a 78 kilómetros al norte de Palu y se notó hasta el sur en Macasar, la capital de la isla.

La tierra también tembló en la isla vecina de Kalimantan, en Samarinda, al otro lado del estrecho de Macasar.

La Unión Europea (UE) activó en las últimas horas su sistema de mapas por satélite a través del programa comunitario copérnico para apoyar en las labores de rescate.

“La UE respalda al pueblo y las autoridades de Indonesia en estos momentos difíciles y hemos ofrecido nuestro total apoyo”, indicaron en un comunicado conjunto la alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini, y el comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides.

Entre el 29 de julio y el 19 de agosto, al menos 557 personas murieron y casi 400.000 resultaron desplazadas por 4 terremotos de magnitudes comprendidas entre 6,3 y 6,9 que sacudieron la vecina isla de Lombok, también en Indonesia.

El país, de 260 millones de habitantes, se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica en la que cada año se registran unos 7.000 terremotos, la mayoría moderados.

 

Fuentes: EFE y AFP.

Anuncios