La economía mundial se encuentra al borde de un nuevo colapso financiero, según prevé el Fondo Monetario Internacional (FMI). Así, la deuda mundial ya es un 60% mayor que la tasa del 2008, cuando se produjo la última crisis financiera.

Hoy en día, la deuda ha alcanzado una cifra enorme de 182 billones de dólares. Mientras tanto, la incapacidad de reformar el sistema bancario puede provocar una crisis financiera a escala planetaria.

El Informe de Estabilidad Financiera 2018 del FMI constata que los Gobiernos de muchos países, al igual que los reguladores financieros, no pudieron llevar a cabo las reformas necesarias para proteger el sistema financiero ante la actividad temeraria de banqueros y asesores en finanzas.

Según la institución internacional, existe riesgo de que algunas partes del sistema financiero provoquen y extiendan un pánico global.

El FMI advierte de que la economía mundial deberá enfrentar ciertos desafíos para evitar ‘la segunda Gran Depresión’.

Las decisiones adoptadas tras la bancarrota de Lehman Brothers —que se considera como uno de los puntos de partida de la crisis del 2008— llevaron la economía a una situación delicada cuando la relación entre la deuda y el PIB llegó a representar una cifra del 52%.

A modo de comparación, en vísperas de la crisis de 2008, la relación era del 36%. Además, la cantidad de las economías en desarrollo del PIB mundial según la paridad de poder adquisitivo es un 16% mayor que en 2008. Es decir, los países desarrollados todavía no se han recuperado después se la crisis anterior.

Por su parte, los Gobiernos y las compañías de los países en desarrollo se muestran muy vulnerables ante al aumento de los tipos de interés clave. Dicho incremento puede llegar a ser un factor altamente desestabilizador para las economías.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios