Muerte de especies, el desalojo de al menos 300 personas y la suspensión de clases son las consecuencias de un derrame petrolero en un ducto de la estatal mexicana Pemex, dañado intencionalmente para robar el combustible en el municipio de Nanchital, estado de Veracruz.

El derrame, que afectó el agua, la flora y la fauna del arroyo Tepeyac, ha dejado decenas de animales muertos, como iguanas, víboras, patos, cocodrilos y peces, por lo que organizaciones ambientalistas ya consideran el hecho como un “ecocidio”.

Protección Civil del municipio tuvo que desalojar y trasladar a un albergue a 300 personas de la zona por el fuerte olor a hidrocarburo que se percibía en el ambiente y afectó a pobladores que fueron atendidos por paramédicos de la Cruz Roja, porque presentaban quemaduras en la piel, dolor de cabeza, vómito y ardor en los ojos.

En un comunicado Petróleos Mexicanos (Pemex), empresa productiva del Estado, informó que la fuga del combustible fue consecuencia de un acto vandálico a un ducto ubicado dentro de un rancho de la zona, el pasado 5 de octubre.

Pemex informó que ya reparó la fuga y trabaja con una pipa para sacar la sustancia tóxica del arroyo. Sin embargo, habitantes de la zona afirmaron que la reparación ocurrió hasta cinco días después del derrame.

Hasta el domingo, un pequeño equipo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) acudió al lugar para sacar muestras del agua y conocer el grado de contaminación.

Los habitantes y ambientalistas que recorrieron la zona denunciaron que los trabajos se hacen de forma muy lenta e insuficiente, lo que ha causado escurrimientos y daños en flora y fauna en un área de aproximadamente 3 kilómetros, y advirtieron que la contaminación podría llegar hasta el río Coatzacoalcos.

Homero Benet, de la organización Fauna Silvestre, señaló que los habitantes del lugar y autoridades deben interponer una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa), ya que el daño ecológico es muy grave.

Los pescadores protestaron además porque el derrame ha ocasionado la muerte de varias especies y afectado sus embarcaciones.

El gobernador del estado de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, minimizó el asunto y aseguró que no hay daños mayores, aunque los ambientalistas afirman lo contrario, pues hubo incluso que suspender clases en la zona de forma indefinida para no poner en riesgo a los menores.

En México los derrames de petróleo han causado graves daños ambientales y a la salud de la población, por lo que los ambientalistas exigen la aplicación de un plan de emergencia, ya que la recuperación de áreas afectadas lleva años.

 

Fuente: infobae.com

Anuncios