El principal partido opositor bareiní, Al-Wefaq, en una rueda de prensa en Londres, pide a los ciudadanos que boicoteen las elecciones parlamentarias de noviembre.

El principal partido de oposición en Baréin, Al-Wefaq, en una rueda de prensa en Londres, capital británica, han llamado a la atención de la comunidad internacional para denunciar una serie de irregularidades en su sistema democrático orientadas a acabar con la oposición, con miles de prisioneros políticos desde las protestas de 2011, y que han resultado en una prohibición a su participación en las próximas elecciones parlamentarias del 24 de noviembre.

Al-Wefaq denuncia la falta de compromiso por un diálogo con la oposición en Baréin, así como el endurecimiento de las leyes tras las protestas de 2011. Piden una reforma de la ley electoral que permita una correcta representación parlamentaria y critican que la Cámara Alta sea elegida por el Rey y tenga más poder que la Cámara parlamentaria.

El partido opositor bareiní llama a un boicot para las próximas elecciones parlamentarias del mes de noviembre al considerarlas una farsa. Al igual que otros críticos con el régimen de los Al Jalifa, afirman que la mayoría chií está siendo marginada por la monarquía apoyada por Arabia Saudí.

En el plano internacional, la casa de Al Jalifa es recibida con honores tanto por las monarquías europeas como por Estados Unidos. El pasado mes de mayo, el rey de Baréin, Hamad bin Isa Al Jalifa, fue el invitado de honor de la reina del Reino Unido, Isabel II, en su residencia oficial de Windsor.

Al igual que con Baréin, Reino Unido vende armamento a una docena de gobiernos con graves violaciones de los derechos humanos básicos, incluyendo a Arabia Saudí, Israel, Baréin o Egipto. Una tendencia que va al alza, puesto que en 2017 se vendieron armas a estos regímenes por valor de mil quinientas millones de libras.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios