l cuerpo de la periodista Viktoria Marinova, de 30 años, fue hallado el pasado sábado en un parque de Ruse —una ciudad al norte de Bulgaria que limita con Rumania— con signos de violencia.

Según las autoridades, Marinova fue violada, golpeada en la cabeza y asfixiada.

Por el momento se desconoce si el asesinato de Marinova está relacionado con su labor como periodista, algo que los investigadores del caso no descartan.

La policía ha detenido a un hombre de nacionalidad rumana y origen ucraniano en relación al asesinato. “Tenemos en custodia a una persona cuya coartada todavía estamos comprobando, pero de momento no tenemos un sospechoso concreto”, dijo un agente de la policía a Reuters.

Bulgaria es considerado por la organización Reporteros sin Fronteras como el peor país de la Unión Europea (UE) en cuanto a libertad de prensa.

Un portavoz de la Comisión Europea dijo que esperan una “investigación detallada por parte de las autoridades” para que los responsables de la muerte de Marinova sean llevados ante la justicia y se clarifique si su muerte “está relacionada con su trabajo”.

“Debemos asegurarnos de que los periodistas en todas partes estén seguros y hagan sus valiosas contribuciones a nuestras sociedades democráticas”, señaló el portavoz.

Este es el tercer asesinato de un periodista en la UE en los últimos 12 meses.

¿Qué estaba investigando cada uno de ellos en el momento de su muerte?

Viktoria Marinova (Bulgaria)

Presentaba su propio programa, “Detector”, en el pequeño canal privado local de televisión TVN.

El 30 de septiembre emitió una entrevista con dos periodistas que estaban investigando a políticos y empresarios por un posible caso de corrupción con fondos de la Unión Europea en la construcción de infraestructuras.

Los dos periodistas invitados, Attila Biro y Dimitar Stoyanov, habían sido arrestados ese mismo mes mientras trataban de filmar cómo se estaban quemando pruebas sobre la presunta malversación de fondos.

Jan Kuciak (Eslovaquia)

El 25 de febrero de 2018 el periodista de 27 años Jan Kuciak y su pareja aparecieron muertos de un disparo, en lo que la policía dijo que tenía el sello de un asesinato por encargo.

En su último artículo, publicado de forma póstuma, Kuciak hablaba de los lazos entre la ‘Ndrangheta —la conocida mafia italiana de Calabria— y altos funcionarios eslovacos, algunos de ellos próximos al primer ministro, Robert Fico.

Kuciak pasó años investigando la supuesta la malversación de fondos de la UE destinados al este de Eslovaquia, así como la llegada de empresarios italianos ligados a la mafia a esta zona del país.

Su asesinato generó protestas y la presión popular hizo que el primer ministro Fico renunciase a su cargo.

Fue el primer asesinato de un periodista en la historia de Eslovaquia.

Daphne Caruana Galizia (Malta)

El coche en el que viajaba Daphne Caruana Galizia saltó por los aires poco después de dejar su casa en Malta el 16 de octubre de 2017.

Caruana Galizia era una de las periodistas más conocidas de su país por su blog “Current Comentary“, en el que denunciaba casos de corrupción política.

Sus investigaciones llegaron a provocar la celebración de elecciones en Malta en junio de 2017, tras publicar alegaciones que relacionaban al primer ministro del país, Joseph Muscat, con los llamados Panama Papers.

El fundador de WikileaksJulian Assange, ofreció una recompensa de US$20.000 para quien aportase información que llevase a la detención de los culpables de la muerte de la periodista.

El hijo de Daphne Caruana Galizia, el también periodista Matthew Caruana Galizia, calificó a Malta de “estado mafioso” en el que “el gobierno ha permitido que florezca una cultura de impunidad”.

 

Fuente: bbc.com

Anuncios