El equipo legal del australiano fundador del sitio de filtraciones WikiLeaks, Julian Assange, prevé presentar acciones legales contra el canciller ecuatoriano José Valencia por haber entregado información reservada sobre su proceso de asilo, dijo en entrevista con Sputnik el abogado Carlos Poveda, miembro de la defensa.

“En los próximos días vamos a presentar acciones legales (…) puede ser acceso a la información, una acción de protección, medidas cautelares u otras que nos permite la Constitución en contra de quienes están entregando información (…) Las acciones serán contra la cancillería y su representante legal, que es el canciller”, dijo Poveda.

El mes pasado, con base en información entregada por la cancillería ecuatoriana, la legisladora Paola Vintimilla pidió al Gobierno de Lenín Moreno que le retire la ciudadanía ecuatoriana a Assange argumentando “irregularidades” en el proceso de concesión y a que el propio activista habría renunciado a su calidad de asilado político.

En enero, la entonces canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa confirmó la concesión de la ciudadanía a Assange, señalando que el Gobierno tiene potestad de conceder la nacionalidad a una persona protegida para facilitar su inclusión en el país que le da acogida.

Poveda dijo que Assange “nunca ha renunciado a la protección internacional”.

“Nosotros creemos que la asambleísta Vintimilla busca protagonismo y no toma en cuenta que los documentos son confidenciales, tienen el carácter de reservados y que instrumentos internacionales prohíben su divulgación porque cuando a una persona se le da asilo es porque tiene riesgo”, señaló.

El abogado dijo que al equipo legal de Assange le gustaría que se levante información, por ejemplo, de “las reuniones que tiene el Gobierno ecuatoriano, de quiénes han venido de Estados Unidos a presionar para que se levante el asilo, de lo que dicen las autoridades del Gobierno británico, de las reales intenciones que tiene la asambleísta Vintimilla”.

Poveda, quien integra el equipo legal de Assange liderado por el español Baltazar Garzón, enfatizó que al momento la situación del australiano está en un “limbo jurídico” por la inacción de Quito.

“Debe haber una solución; el asilo no puede ser indefinido. Aparentemente el equipo legal es el responsable de las negociaciones, pero si todo se espera del equipo legal qué hace el Estado ecuatoriano”, preguntó Poveda.

Poveda añadió que el caso del fundador de WikiLeaks está cayendo en Ecuador en la desidia y total indiferencia.

El mes pasado, Vintimilla también dijo que el Gobierno ecuatoriano había intentado nombrar a Assange consejero en Moscú, aunque luego anuló esa designación pues dependía de que primero Londres lo aceptara como representante diplomático en Reino Unido, lo cual no sucedió.

Poveda aseguró que lo que hubo al respecto fueron cartas borradores y proyectos, e insistió en que Assange jamás renunció a la protección internacional.

“Hubo proyectos, propuestas, cartas borradores, pero para que se concrete debe haber un beneplácito. Yo puedo proponer un nombramiento de una persona como parte de una misión diplomática, pero si no se acepta simplemente queda en un intento y no hay nada más”, afirmó.

Poveda pidió a quienes critican esos supuestos nombramientos de Assange como representante diplomático de Ecuador en Londres y Moscú que presenten documentos firmados, con fecha, hora, fe de presentación y de recepción.

En la entrevista con Sputnik, el abogado además sostuvo que el Gobierno de Moreno debe pedir a Reino Unido que acepte el planteamiento que hace varios meses hizo el equipo legal de Assange, de que si se entrega a la justicia británica debe recibir garantías de que no será deportado a EEUU.

Assange se refugió en la sede de la embajada ecuatoriana en Londres en junio de 2012, tras perder todas las apelaciones contra la extradición que Reino Unido se aprestaba a cumplir, accediendo al pedido de la fiscalía sueca que lo requería para juzgarlo por presuntos delitos sexuales.

El ciberactivista rechazaba su extradición alegando que Suecia lo entregaría a EEUU, donde podría enfrentar la pena de muerte por haber publicado miles de documentos filtrados con información sobre la actuación de Washington en los conflictos armados en Afganistán e Irak, entre otros.

En mayo de 2017, Suecia anunció el archivo de la última investigación que tenía pendiente contra Assange, pero Londres mantuvo activa la orden de captura contra él por huir de la justicia británica cuando esta intentó detenerlo.

Las relaciones entre el australiano y el Gobierno ecuatoriano se han ido deteriorando desde 2016, cuando WikiLeaks reveló miles de correos supuestamente robados de la cuenta de John Podesta, jefe de campaña de la entonces candidata demócrata Hillary Clinton, que finalmente perdió la presidencia de EEUU frente a Donald Trump.

Fuente: sputiknews.com

Anuncios