La Universidad de Michigan (EE.UU.) ha castigado a uno de sus profesores por ser parte del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel.

Según ha informado este jueves el portal web Middle East Eye John Cheney-Lippold, un profesor de la Universidad de Michigan, ha sido castigado por dicho ente académico por haber rechazado redactar una carta de recomendación para un estudiante que quería continuar sus estudios en universidades israelíes en los territorios ocupados palestinos.

“Como lo sabe, muchos de los departamentos de las universidades se han comprometido con un boicot académico contra Israel en apoyo a los palestinos. Este boicot incluye también escribir cartas de recomendación para los estudiantes que planean estudiar ahí”, se lee en la carta que escribió el mencionado profesor explicando las razones de su negativa para redactar una carta de recomendación a un estudiante.

Tras la queja del estudiante los directivos de la universidad le negaron a Cheney-Lippold su planeado aumento de salario y le amenazaron que si volvía a suceder algo similar le despedirían de la universidad.

Este incidente ha atraído fuertes críticas por parte de grupos propalestinos y defensores de la libertad de expresión que han arremetido fuertemente contra la Universidad de Michigan por castigar al profesor por su opinión y por su compromiso con los derechos de los palestinos.

“Contrariamente a la postura de la universidad, los profesores tienen el derecho de rechazar escribir cartas de recomendación por una serie de razones, incluyendo sus posturas políticas sobre las instituciones cómplices en abusos de los derechos humanos”, ha dicho Radhika Sainath, abogada integrante del grupo ‘Palestine Legal’, sobre el incidente en cuestión.

El movimiento BDS al régimen de Israel también ha criticado la conducta de la universidad y ha calificado como “vergonzosa” su decisión de castigar al profesor por el simple hecho de oponerse a violaciones de los derechos humanos.

BDS, un movimiento propalestino lanzado en 2005, exige el fin de la ocupación de Palestina, la igualdad para los ciudadanos árabe israelíes y el derecho al retorno de los refugiados palestinos.

En los recientes años ha ido aumentando de manera significativa el apoyo a este movimiento en el mundo y en especial en los países occidentales. Israel, a su vez, ha tratado de hacer frente a la expansión de este movimiento.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios