Las autoridades israelíes han rechazado la entrada a la Franja de Gaza a dos miembros de una delegación médica estadounidenses porque eran judíos. Inicialmente, la entrada fue rechazada a todo el grupo de la organización Physicians for Social Responsibility de Washington.

Entre las razones que se dieron fueron los orígenes judíos de la mayoría de los miembros de la delegación y la supuesta participación de la organización con el movimiento de boicot, sanciones y desinversión (BDS).

Pero después de que la ONG israelí de Derechos Humanos Gisha, el Centro Legal para la Libertad de Movimiento, solicitó a la Corte Suprema, el estado dio marcha atrás por esas dos razones y señaló que permitiría que ocho de los 10 miembros de la delegación ingresaran a la Franja según lo previsto, el 21 de octubre.

Con respecto a dos de los miembros, un neurocirujano y un trabajador social con considerable experiencia en el tratamiento de personas con trastornos traumáticos, la fiscalía estatal indicó que requerían “controles de seguridad adicionales”. Gisha señaló que los dos eran parte integral de la delegación y se negaron a retirarse Su petición. La respuesta final del estado se espera para este viernes.

Las delegaciones PSR de Washington ha visitado la Franja de Gaza 12 veces entre 2009 y 2016. Los miembros se reunieron con médicos, psicólogos y pacientes palestinos, brindándoles asesoramiento y orientación.

En noviembre de 2016, el sitio web de la Coordinadora de Actividades Gubernamentales en los Territorios, incluso se jactó de la visita de la delegación (sin mencionar el nombre de la organización). Una fotografía mostraba a cinco de los médicos en el checkpoint (punto de control militar) de Erez con un soldado de la Oficina de Coordinación del Distrito. El texto decía que los médicos habían venido a mejorar la situación de la atención médica en la Franja, agregando que COGAT esperaba delegaciones similares en el futuro.

Pero en 2017, la delegación recibió un permiso de entrada solo después de la fecha de su programada visita, y en abril se rechazó la solicitud del grupo sin ninguna explicación. La Oficina de Coordinación del Distrito de Gaza, que está subordinada a COGAT, rechazó otra solicitud del grupo en agosto, alegando que no cumplía con los criterios para ingresar a Gaza. La delegación se dirigió a Gisha, y una de las abogadas de la organización de defensa, Moria Friedman Sharir, presentó inmediatamente un aviso previo a la petición ante el Departamento del Tribunal Superior de Justicia de la fiscalía.

La respuesta a la notificación llegó el 6 de septiembre de la Fiscalía Militar; fue firmada por el capitán Nadav Gellis, el asesor legal del DCO en Gaza. Gellis escribió que la Ley de Implementación de Desconexión prohíbe a los israelíes, así como a los “ciudadanos extranjeros con permiso para permanecer en Israel”, ingresar a Gaza. Agregó que el comandante militar puede otorgar permisos de entrada “De acuerdo con la política restrictiva [que requiere] necesidades humanitarias excepcionales, todas ellas sujetas a consideraciones de seguridad y diplomáticas que cambian de vez en cuando”.

Gellis también escribió que, “Muchos de los solicitantes son judíos, para quienes el riesgo de ir a la Franja de Gaza es rutinariamente más significativo”. Agregó: “De la información que tiene el DCO en Gaza, se desprende que la organización está involucrada, en actividades que fomentan el boicot a Israel, en cooperación con el movimiento BDS. Cabe señalar que recientemente COGAT ha estado más preocupado por esta actividad por motivos diplomáticos y encontró que es una razón para cambiar el equilibrio en las decisiones sobre las organizaciones que participan en ella, especialmente cuando solicitan un privilegio que es una excepción a un política explícita”.

Gellis continuó diciendo que debido a la actual situación de seguridad en Gaza, “los funcionarios de COGAT han determinado que debería haber una adhesión especialmente estricta a los criterios escritos para el movimiento entre la Franja de Gaza e Israel”. Los permisos excepcionales otorgados en el pasado, dijo, no constituye “una promesa de otorgar permisos adicionales en el futuro” y “el equilibrio de intereses ha cambiado desde que se aprobaron las solicitudes de sus clientes”. Gellis alude al endurecimiento de la política de emisión de permisos de tránsito hacia y desde Gaza establecida por Ministro de Defensa, Avigdor Lieberman.

El 20 de septiembre, Gisha presentó su petición ante el Tribunal Superior, en la que detalla los servicios que los miembros de la delegación planeaban brindar en Gaza: consultas con colegas sobre diversos problemas médicos y tratamiento médico e instrucción en las clínicas de la organización anfitriona, el Programa de Salud Mental de la Comunidad de Gaza.

La respuesta preliminar, que desestima gran parte del argumento de Gellis, llegó el 4 de octubre. En ella, Ilanit Bito, el asistente principal del departamento del Tribunal Superior de Justicia de la fiscalía, escribió que, en un movimiento excepcional, se permitiría la entrada de ocho miembros de la delegación a la Franja de Gaza, “sin ningún compromiso con respecto a permisos similares en el futuro”. Con respecto a los dos peticionarios judíos que fueron rechazados, Bito indicó, “se requieren controles de seguridad adicionales, y el asunto se entregó para su examen a los funcionarios de seguridad pertinentes”. … quienes necesitan tiempo adicional para formular su respuesta al asunto”.

Haaretz está al tanto de dos judíos estadounidenses que ingresaron a Gaza el mes pasado, un médico voluntario y el segundo activista con una organización humanitaria. Sus anfitriones de Gaza sabían que eran judíos.

D’vorah Kost, uno de los dos miembros de la delegación a quienes se le negó la entrada, ha visitado la Franja de Gaza dos veces. Es trabajadora social, instructora de yoga y organiza juegos para niños. En una declaración jurada a Gisha, escribió que las personas que conoció en Gaza saben que ella es judía y que su judaísmo nunca había planteado un problema.

El médico al que se le negó la entrada, el Dr. Donald Mellman, ha visitado la Franja de Gaza siete veces. Le escribió a Haaretz que ya no realiza neurocirugía y ahora trata a personas indigentes en Florida. En Gaza había visto varias operaciones, examinó pacientes en varias clínicas privadas y aconsejó a médicos y pacientes sobre tratamientos.

Physicians for Social Responsibility se fundó en 1961 y utiliza el conocimiento de médicos y trabajadores de salud pública que son miembros de una mayor comprensión de los riesgos para la humanidad que plantean los problemas como las armas nucleares, el cambio climático y la desigualdad económica.

 

Fuente: Israel Bars Two Members of U.S. Medical Delegation From Entering Gaza Because They’re Jewish

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Amira Hazz, Haaretz / Traducción: Palestinalibre.org

Anuncios