El primer ministro de China, Li Keqiang, hizo un llamado a los países asiáticos y europeos para que salvaguarden conjuntamente el positivo impulso de la recuperación económica mundial, e hizo énfasis en la importancia del multilateralismo, la economía abierta, la conectividad y los intercambios entre pueblos.

Li hizo la declaración el viernes en Bruselas durante un discurso pronunciado en la XII Cumbre de la Reunión Asia-Europa (ASEM), cuyo tema es “Europa y Asia: Socios mundiales para desafíos mundiales”, la cual reúne a líderes de 53 miembros de la ASEM y de organizaciones internacionales.

Los riesgos y los desafíos no pueden ser pasados por alto mientras los países luchan por la paz y el desarrollo en un mundo lleno de incertidumbres, dijo Li.

Tras señalar que Asia y Europa son dos fuerzas estabilizadoras del mundo además de dos bloques económicos importantes, Li dijo que los países asiáticos y europeos, ante nuevas circunstancias y retos, deben asumir sus responsabilidades para mantener la paz mundial, al mismo tiempo que se impulsa el desarrollo y la prosperidad.

El primer ministro señaló que los países deben abordar los desafíos globales fortaleciendo la cooperación y practicando el multilateralismo.

Li dijo que los países asiáticos y europeos deben fortalecer la consulta y la cooperación, defender firmemente el orden internacional basado en reglas, la autoridad de Naciones Unidas y los propósitos y principios de su Carta.

El primer ministro exhortó a Asia y Europa a permanecer comprometidas con la construcción de una economía mundial abierta y dijo que el arduamente logrado impulso de la recuperación económica mundial sigue demandando la adhesión hacia la dirección del desarrollo abierto y la promoción de una división internacional del trabajo más inclusiva y equilibrada.

Los dos continentes también deben salvaguardar decididamente el sistema de comercio multilateral basado en reglas y consolidar el fundamento de la globalización económica y del libre comercio, añadió.

Al hacer los ajustes y mejoras apropiados a las normas existentes de la Organización Mundial del Comercio, es necesario acatar el principio básico del libre comercio y tomar en plena consideración los intereses y preocupaciones de todas las partes, subrayó el premier.

Además, se debe prestar especial atención a la protección de los derechos e intereses de los países en vías de desarrollo.

Es también preciso realizar esfuerzos para promover el crecimiento económico y la prosperidad mundiales y, al mismo tiempo, reducir la disparidad entre Sur y Norte, sostuvo.

Li pidió promover la conectividad en infraestructura para construir redes de transporte, industrias y logística a lo largo de los dos continentes.

En tanto, los países involucrados también deben fortalecer la “conectividad blanda” de sistemas, políticas, reglas y estándares con el fin de estimular el vigor de elementos como capital, tecnología, servicios y datos, dijo el premier.

Li también hizo un llamado para que se hagan esfuerzos para fomentar la alineación de la iniciativa de la Franja y la Ruta propuesta por China con las estrategias de desarrollo de diversos países a fin de lograr el desarrollo y la prosperidad comunes.

Li enfatizó la necesidad de aumentar los intercambios entre pueblos para inyectar una mayor vitalidad a la cooperación euroasiática.

El primer ministro dijo que China todavía es un país en desarrollo con un desarrollo insuficiente y desequilibrado.

Pero señaló que China, con una población de más de 1.300 millones de habitantes y un enorme mercado, tiene la capacidad y un amplio espacio de maniobra para hacer frente a los cambios externos.

“Seguramente China podrá mantener un crecimiento económico saludable y sostenible”, dijo Li.

Li señaló que China profundizará la reforma generalizada para construir un ambiente de mercado justo y equitativo en el que todas las empresas nacionales y extranjeras sean tratadas igual.

“Nos abriremos aún más, fortaleceremos la protección a los derechos sobre la propiedad intelectual y crearemos un ambiente de negocios de clase mundial basado en la ley”, dijo. “Confío en que mientras trabajemos juntos en las buenas y en las malas, podremos ofrecer más beneficios al pueblo de Eurasia”.

Delegados de otros países señalaron que las naciones asiáticas y europeas se han convertido en el motor principal que impulsa la prosperidad económica y el crecimiento comercial del mundo.

En medio de un ambiente internacional complicado e incierto, señalaron, todos los países de los dos continentes deben generar un mayor consenso, trabajar juntos, salvaguardar conjuntamente el multilateralismo basado en reglas y el sistema de libre comercio, y trabajar arduamente para erradicar la pobreza, ampliar la apertura y realizar esfuerzos conjuntos para hacer frente a desafíos como el cambio climático y el terrorismo.

La Iniciativa de la Franja y la Ruta y la estrategia de conectividad euroasiática favorecerán la utilización de las ventajas comparativas y los recursos de las regiones y promoverán la conectividad regional y el equilibrio comercial, afirmaron.

Tras indicar que el comercio es en esencia mutuamente beneficioso y de ganar-ganar en lugar de ser un juego de suma cero, los delegados señalaron que los países de los dos continentes están dispuestos a impulsar los acuerdos de libre comercio pertinentes, lo cual ayudará a resistir el proteccionismo, reducir las barreras comerciales, promover el crecimiento comercial y económico sostenible, y salvaguardar conjuntamente el desarrollo, la prosperidad, la seguridad y la estabilidad regionales.

 

Fuente: xinhuanet.com

Anuncios