Quito comunica que no va a realizar ninguna intercesión más por Assange, y recalca que su única responsabilidad es cuidar de la integridad del periodista.

“Ecuador no planea hacer ninguna gestión adicional ante Gran Bretaña para buscar una salida a la situación del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, refugiado desde hace seis años en su embajada de Londres”, declaró ayer martes el ministro de Asuntos Exteriores de Ecuador, José Valencia, en una entrevista con Reuters.

Valencia señaló que la única responsabilidad de Ecuador hacia Assange es garantizar su integridad. “No somos abogados del señor Assange, ni somos representantes del Gobierno británico. Este es un asunto por resolver entre Assange y Gran Bretaña”, añadió.

Desde que Ecuador concedió asilo a Assange, ha habido un diálogo permanente para resolver el asunto entre las autoridades de Londres y Quito, que ha llegado a solicitar que el periodista sea trasladado a un tercer país.

“Ecuador no tiene entre sus responsabilidades hacer ningún tipo de gestión adicional”, sentenció ayer martes el ministro ecuatoriano.

Por otro lado, Valencia dijo estar “frustrado” por la relación del refugiado con el reglamento que le ha impuesto la embajada en Londres, con visitas reglamentadas, el pago de cuidados médicos y una mejor atención a su mascota.

Por parte del fundador de WikiLeaks, un abogado australiano que lo asesora, Greg Barns, ha señalado por correo electrónico que “la evolución del caso en los últimos tiempos” pone de relieve la necesidad de una intervención del Gobierno de Australia para ayudar a “uno de sus ciudadanos, que se enfrenta a un peligro real”, reporta el diario El Comercio.

Assange no puede salir de la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, porque se teme que el Reino Unido lo extradite a Estados Unidos, donde es muy probable que fuera procesado por filtrar secretos sobre la seguridad estadounidense, por los que podría ser condenado a la pena de muerte.

La situación del periodista australiano está especialmente en entredicho desde la llegada al poder en Ecuador del actual presidente Lenín Moreno, quien considera el caso “un problema heredado del anterior Gobierno”, el de Rafael Correa, que otorgó el asilo político.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios