Abdullah dijo en una charla con Al Mayadeen que los yemenitas están listos para sentarse juntos con el fin de llegar a una solución que termine con la crisis.

Dijo que la agresión saudita afectó al país de manera significativa, especialmente en términos de empobrecimiento y hambruna de la población.

El primer ministro pakistaní, Imran Khan, reveló que Islamabad aceptó desempeñar un papel para poner fin a la situación en Yemen.

Agregó que Arabia Saudita, donde estaba de visita, le pidió a Pakistán que lo hiciera y proporcionaría un paquete de rescate de 12 mil millones de dólares durante tres años.

“Nos esforzamos por actuar como mediadores para resolver la crisis de Yemen”, indicó Khan, quien expresó que buscará unificar las filas de los países musulmanes.

Esta semana el coordinador de la ONU para la ayuda humanitaria, Mark Lowcock, alertó que 14 millones de personas en Yemen están al borde de la hambruna, una cifra que representa alrededor de la mitad de la población de ese país.

En una sesión en el Consejo de Seguridad de la ONU, Lowcock destacó las condiciones que enfrenta el pueblo yemenita, el cual depende totalmente de la ayuda externa para sobrevivir.

“Mi evaluación, mi reporte para ustedes, es que ahora existe un peligro claro y presente de una gran hambruna inminente que amenaza Yemen: mucho más grande que cualquiera de los que los profesionales en este campo hayan visto en su vida”, recalcó.

En ese sentido, Lowcock precisó que las Naciones Unidas está actualmente coordinando la entrega de ayuda a ocho millones de personas en Yemen y alertó que la emergencia humanitaria es más grave por la crisis económica y el conflicto en el puerto de Hodeidah.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) advirtió en julio que 18 millones de personas en Yemen padecen inseguridad alimentaria, de las cuales más de ocho millones sufren  “inseguridad alimentaria” y dependen totalmente de la ayuda extranjera.

 

almayadeen.net

Anuncios