Estados Unidos estuvo en vilo esta semana por la aparición de más de una docena de paquetes con potenciales explosivos dirigidos a opositores del presidente Donald Trump. Por el hecho, este viernes fue detenido en Florida un hombre identificado como Cesar Sayoc, de 56 años.

Pero esta no es la primera vez que el correo es usado con fines criminales.

Una serie de paquetes bomba fueron entregados en marzo de este año en varios puntos de Austin,  capital del estado de Texas. Dos personas murieron, entre ellas un joven de 17 años, y otras resultaron heridas.

Inicialmente los investigadores temían que el agresor tuviera motivos raciales, ya que los asesinados eran negros. Pero la razón exacta nunca fue aclarada.

El sospechoso, Mark Anthony Conditt, de 23 años, se inmoló en su auto el 21 de marzo de 2018. Dejó una confesión grabada en su teléfono celular, en la que no se arrepintió y se describió como un “psicópata”.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos fue golpeado por una serie de ataques con cartas con ántrax, que dejaron cinco muertos y 17 enfermos. Las cartas fueron enviadas por correo a legisladores de Washington y a medios de comunicación de Florida y Nueva York en un período de unas pocas semanas.

Las autoridades lanzaron una cacería masiva, pero nunca se condenó a nadie. Bruce Ivins, un microbiólogo de 62 años y experto en armas biológicas, se suicidó por sobredosis de drogas en 2008 cuando los fiscales se preparaban para acusarlo de estos envíos.

Los investigadores declararon más tarde que probablemente era el único responsable de los atentados.

Entre 1978 y 1995, Ted Kaczynski envió 16 bombas de correo que le valieron el apodo de “Unabomber“, derivado del acrónimo utilizado por el FBI para identificarlo. La racha de atentados dejó tres muertos y 23 heridos.

Este ex profesor de matemáticas realizó sus crímenes desde una cabaña aislada en los bosques de Montana, donde vivía sin agua corriente ni electricidad. Kaczynski, que quería hacer una revolución contra la tecnología moderna, atacó primero a universidades y aerolíneas.

Su hermano finalmente avisó a las autoridades de su ubicación, cuando reconoció su letra en un manifiesto anti-tecnología publicado a instancias del FBI en 1995.

Kaczynski fue capturado en abril de 1996 y recibió varias cadenas perpetuas sin libertad condicional en 1998, en un acuerdo de culpabilidad que lo ayudó a evitar la pena de muerte. Está encarcelado en una prisión federal de máxima seguridad en Colorado, considerada la “Alcatraz de las Rocosas”.

En diciembre de 1989, un juez federal Robert Vance fue asesinado en su casa en el estado sureño de Alabama cuando abrió un paquete que contenía una bomba artesanal. Su esposa resultó herida.

Dos días después, un abogado negro de derechos civiles, Robert Robinson, fue asesinado en Georgia de la misma manera.

Otros paquetes bomba fueron hallados en la sede en Atlanta de la corte de apelaciones federal, en la que trabajó Vance, y en una oficina de Georgia de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP en inglés).

Walter Moody, rencoroso contra el sistema judicial después de su condena previa por posesión de explosivos, fue arrestado por estos atentados en 1990. Fue condenado a muerte en 1997 y ejecutado en abril de 2018.

 

Fuente: clarin.com

Anuncios