Un grupo de líderes judíos de Pittsburgh solicitaron al presidente Donald Trump que condene a los movimientos de supremacismo blanco antes de realizar una visita a la ciudad, planeada tras la masacre de un atacante antisemita que mató a 11 personas en una sinagoga.

En una carta abierta firmada por 11 figuras de la comunidad judía local, el mandatario fue señalado por su retórica. “En los últimos tres años, tus palabras y políticas han envalentonado a un creciente movimiento de nacionalistas blancos“, lamentaron. Además, indicaron que la matanza “es una directa culminación” de la influencia del líder republicano, que ha ocasionado otras tragedias: “La masacre del sábado no es el primer acto de terrorismo que has incitado contra una minoría en el país”.

Trump denunció el tiroteo del sábado como un “delito antisemita” y dijo que fue “un acto desquiciado de asesinato en masa”. También, ordenó que todas las banderas se desplegaran a media asta hasta el 31 de octubre como una señal de “respeto solemne” por las víctimas.

La carta fue enviada por miembros de la organización Bend The Arc, que describe como un movimiento que busca “una sociedad más justa” y reclama la responsabilidad de las autoridades.

En ese sentido, pidieron a Trump que “denuncie frontalmente al nacionalismo blanco”, que detenga las políticas contra las minorías y “cese su ataque a los inmigrantes y refugiados”. Hasta que no cumpla con estos pedidos, “no será bienvenido en la ciudad”, añadieron. Si bien el viaje todavía no está programado, la Casa Blanca confirmó el deseo del mandatario de visitar a las víctimas y a los familiares de los fallecidos.

El mensaje dirigido al presidente ya sumó más de 18 mil adhesiones. La matanza fue el mayor ataque dirigido contra la comunidad judía en EEUU en la historia del país.

Rob Bowers, de 46 años, un asiduo a la red social Gab, muy popular entre los grupos supremacistas del país, entró el sábado al centro religioso armado con un rifle de asalto y varias pistolas.

El presidente ya había sido criticado duramente el año pasado, luego de declarar que “ambos bandos” tenían responsabilidad en la violencia que se desató en Charleston ante las manifestaciones de supremacistas blancos y las contramarchas de grupos antifascistas, en la que una mujer murió arrollada por un nacionalista.

 

Fuente: infobae.com

Anuncios