El fundador de WikiLeaks exige que se garantice la protección ecuatoriana.

El periodista y activista australiano, Julian Assange, quien se encuentra bajo la condición de asilado político en la embajada de Ecuador en Londres, acaba de manifestar que ese país de América Latina pretende finalizar su protección para entregarlo a EE.UU, según informa Reuters.

Mientras tanto, la defensa de Assange inició una acción legal contra el Estado ecuatoriano y actualmente se está desarrollando una audiencia en Quito, la capital de aquella nación presidida por Lenín Moreno. Por su parte, el abogado del fundador de WikiLeaks, Carlos Poveda, insta al Gobierno a “retomar el diálogo” sobre la situación de su defendido, según cita El Comercio.

Cabe mencionar que, mientras la tensión aumentaba por las condiciones del implicado, el Gobierno de Moreno ya había adelantado que si Assange decide quedarse en la sede diplomática, se impondrían nuevas condiciones, y por ello se desató el nuevo conflicto sobre su difícil estadía.

Así las cosas, el viernes pasado el letrado Poveda había comunicado que Assange podría entregarse a la Justicia inglesa si el Reino Unido le garantiza que no sería extraditado a EE.UU. Sobre ello, vale repasar que las autoridades británicas anunciaron que si el activista se somete a la Justicia local, no será enviado al país norteamericano.

Por otro lado, el ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de la nación sudamericana, José Valencia, expresó: “Ecuador ha cumplido con el asilo. El protocolo garantiza los derechos humanos del señor Assange y de las personas que trabajan en la embajada del Reino Unido”.

La situación judicial de Assange

El periodista se refugió en la embajada ecuatoriana tras ser acusado de supuesto abuso sexual hacia dos mujeres en Suecia, pero la demanda fue desestimada por la propias autoridades. No obstante, ahora enfrenta cargos en el propio territorio inglés por, presuntamente, incumplir condiciones de una fianza.

Como trasfondo de la cuestión, está el hecho de que Assange publicó y difundió miles de archivos secretos militares y diplomáticos de Washington, por ello el conflicto entre Ecuador, el Reino Unido y EE.UU. gira en torno a una posible extradición.

Además, el mandatario Lenín Moreno expresó que se opone a la actividad realizada por el activista y dio a entender que debería abandonar el edificio en algún momento, donde ya lleva refugiado más de seis años, siempre y cuando se garantice su derecho a la vida. Por otro lado, el Estado ecuatoriano le había concedido la nacionalidad en diciembre del 2017.

 

Fuente: rt.com

Anuncios