Julian Assange, fundador de Wikileaks, ha asegurado este lunes que el Gobierno de Ecuador busca poner fin a su asilo para entregarlo a Estados Unidos.

“Se está buscando un pretexto para violar mi asilo y que sea entregado a EE.UU.”, ha declarado Assange desde la embajada ecuatoriana en Londres (Reino Unido) vía videoconferencia en un proceso en Quito (capital de Ecuador) que ha iniciado su defensa para rechazar la aplicación de un protocolo que regula las visitas que puede recibir, el acceso a Internet y su conducta en la sede diplomática del país europeo.

El procurador del Estado ecuatoriano, Iñigo Salvador, ha dicho que el protocolo en cuestión, que entró en vigencia el pasado 12 de octubre, busca alcanzar una convivencia armónica dentro de la sede diplomática y no restringe las comunicaciones ni las visitas de Assange. Además, señala que es necesario el instructivo ya que Assange ocupa 70 metros de los 175 que cuenta la embajada.

Sin embargo, el juez español Baltazar Garzón, uno de los abogados de Assange, señaló la semana pasada que el protocolo no tiene firma de responsabilidad ni identifica a alguna autoridad por lo que se decidió presentar un recurso de protección.

El australiano alega que su situación actual es muy difícil y humillante y ha denunciado que hay amenazas contra su seguridad e incluso corre el riesgo de ser víctima de un asesinato.

Desde Quito, el procurador general ha calificado de “maliciosas y perversas” las declaraciones de Assange y ha asegurado que Ecuador como Estado soberano jamás dará por terminado el asilo sin cumplir con el debido proceso.

En la audiencia de este lunes, Carlos Poveda, también abogado de Assange, ha pedido al Gobierno ecuatoriano “retomar el diálogo” por la situación de su defendido y ha reclamado que la entrada en vigencia del protocolo especial de visitas vulnera los derechos del fundador de Wikileaks.

Al final de la audiencia, la jueza de la Unidad Civil de Pichincha, Karina Martínez, ha denegado el recurso de protección que había interpuesto la defensa de Assange contra el Estado ecuatoriano y argumentado que el Estado está facultado para establecer los lineamientos de convivencia.

La situación del periodista australiano está especialmente en entredicho desde la llegada al poder en Ecuador del actual presidente Lenín Moreno, quien considera el caso “un problema heredado del anterior Gobierno”, el de Rafael Correa, que otorgó el asilo político.

El fundador de Wikileaks no puede salir de la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, porque teme que el Reino Unido lo extradite a Estados Unidos, donde es probable que sea procesado por filtrar secretos sobre la seguridad estadounidense y condenado a la pena de muerte.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios