Donald Trump anunció que Rusia quiere recibir asistencia económica estadounidense. Esta noticia es chocante en sí porque las relaciones entre Rusia y EEUU no pueden considerarse amistosas, afirma Iván Danílov, columnista de Sputnik. Según el periodista, algunos lo vieron como una evidencia de la próxima capitulación geopolítica de Moscú.

No obstante, la realidad es distinta: lo más probable es que se trate de un político que quiere presentar sus deseos como algo real, opina el periodista. No es la primera vez que Trump hace declaraciones que no tienen nada que ver con la realidad, pero que contribuyen a la formación de una imagen positiva a los ojos de sus electores. Esto es especialmente importante ahora que se están acercando las llamadas elecciones de medio término para renovar el Congreso y el Senado, y los republicanos realmente necesitan ganar estas elecciones, explica el analista.

El autor recuerda que Rusia, a diferencia de muchos otros países, incluido EEUU, no tiene una deuda externa significativa, no necesita refinanciar los préstamos del FMI, con lo que Washington realmente podría ayudar.

Tampoco hay volúmenes significativos de comercio entre Rusia y EEUU. Por eso es poco probable que el Kremlin tenga un gran deseo de eliminar los aranceles estadounidenses.

No se puede hablar de la ayuda alimentaria, porque las exportaciones rusas de cereales ahora están desplazando a los proveedores estadounidenses de sus mercados tradicionales, lo que confirman los medios estadounidenses.

“¿Qué otras opciones quedan, entonces?”, se pregunta el analista.

Se podría suponer que a los líderes rusos les gustaría que se levanten las sanciones. Pero esto, en primer lugar, no puede llamarse “ayuda”, y en segundo lugar, la parte rusa expresó en varias ocasiones su posición al respecto que se reduce a la fórmula: si las introdujeron ellos, ellos tendrán que levantarlas, Rusia no lleva a cabo negociaciones sobre este tema.

Según Danílov, Trump está tratando de convencer a los estadounidenses de que la economía de EEUU está creciendo tanto que todos, incluido Vladímir Putin, quieren obtener su ayuda económica.

La segunda conclusión que hace el periodista, es que Trump está mintiendo sobre sus éxitos económicos. Los medios estadounidenses lo han pillado mintiendo más de una vez sobre un crecimiento económico sin precedentes y un aumento de la riqueza de Estados Unidos por sumas fantásticas.

Sin embargo, el propio presidente estadounidense declaró antes de ser elegido que la economía de EEUU es “muy falsa”, y desde entonces poca cosa ha cambiado.

A pesar de la reforma fiscal y la creación de barreras arancelarias para los importadores, la inversión extranjera directa en EEUU se volvió negativa en el segundo trimestre de 2018, es decir, los inversionistas retiran dinero de la economía estadounidense.

Tal vez Trump haya visto un aumento de 11 billones de dólares en la capitalización de la bolsa estadounidense, lo que el presidente oligarca suele identificar erróneamente con la economía en general, pero aquí también hay varios problemas, explica el periodista.

El mercado de valores de EEUU está cayendo, y durante el último mes esta bajada ha anulado todo el crecimiento de 2018. Además, Trump había destacado antes que el mercado está en una burbuja que explotará.

No es en Rusia, sino en EEUU, donde los financieros y periodistas de The Wall Street Journal entran en pánico cuando los inversores extranjeros no quieren comprar bonos del gobierno en las cantidades anteriores.

Es el presidente de Estados Unidos quien se queja constantemente en Twitter sobre las decisiones de la alianza entra la OPEP+ y Rusia, de la imposibilidad de corregir la balanza comercial del país, que ha olvidado cómo producir bienes competitivos después de 20 años de producción en otros países. Es el presidente de EEUU quien dice que la principal amenaza al país es el aumento de las tasas del Banco Central porque el negocio está acreditado hasta el tope y no puede refinanciar sus deudas abrumadoras.

“Pero Trump no puede decirlo todo esto durante la campaña electoral. Por lo tanto, informa sobre éxitos inexistentes y el deseo de todo el mundo de obtener ayuda de Washington y rozar la nueva grandeza estadounidense. Si Washington no está listo para admitir la existencia de problemas, está claro que no podrá resolverlos. El resto del mundo solo se beneficiará de esta situación”, concluye el autor.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios