Estados Unidos pide un alto el fuego en Yemen y el inicio de las negociaciones bajo los auspicios de la ONU a partir de noviembre para encontrar una solución pacífica a la guerra liderada por la coalición saudita en ese país

Después de más de tres años de una guerra impuesta por la coalición liderada por Arabia Saudita que ha dejado miles de víctimas civiles y una crisis humanitaria sin precedentes en Yemen, Estados Unidos dice que es hora de un alto el fuego en ese país.

El secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, solicitó a todas las partes apoyar la misión del enviado de la ONU a Yemen, Martin Griffith, en la búsqueda de la solución al conflicto.

Pompeo, dijo en un comunicado que es “el momento de detener las hostilidades”, en referencia a los ataques de la alianza saudita contra todas las áreas pobladas y los lanzamientos de cohetes y aeronaves desde las áreas controladas por los Huthi hacia las tierras sauditas y emiratíes.

El jefe de la diplomacia estadounidense precisó que las “consultas constructivas deberían comenzar el próximo noviembre en un tercer país para implementar medidas de fomento de la confianza, específicamente en temas de conflicto, poner fin al estado de guerra en la frontera y reunir todas las armas pesadas bajo la supervisión de un equipo de la ONU”.

Por su parte, secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis, abogó igualmente por un alto el fuego y el inicio de las negociaciones patrocinadas por la ONU.

“Deberíamos tomar una postura sobre Yemen en los próximos 30 días”, dijo Mattis en un seminario en el Instituto de la Paz en Washington.

Según el propio Mattis, Estados Unidos abastece a las aeronaves de Arabia Saudita con cerca del 20 por ciento de sus necesidades de combustible en su campaña contra Yemen.

Los observadores han advertido que las armas con las que son masacrados los civiles yemenitas provienen de los millonarios contratos entre Washington y Riad.

Por otra parte, Mattis también abordó la cuestión de Siria, señalando que la posición de su país y de Rusia coinciden en ese sentido y en particular sobre el proceso de Ginebra.

En cuanto a Irán, expresó, sin dar más detalles, que “las fuerzas armadas de Estados Unidos tienen la tarea de contrarrestar la influencia de Irán en Siria y su visión a largo plazo de nuestros objetivos en la región”.

Similar postura proyectó Francia. La ministra gala de Defensa, Florence Parly, opinó que llegó el momento de detener la guerra en Yemen.

“París está presionando por una solución política porque la situación militar en Yemen no tiene salida”, dijo Parly en una entrevista con una televisión francesa.

Sobre el suministro de armas a Arabia Saudita, Parly dijo que su país es un “simple proveedor” para el reino árabe “en comparación con otros”.

 

Fuente: almayadeen.net

Anuncios