El informe sobre el cambio climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reveló que el mundo está en peligro de perder la batalla sobre el calentamiento global si no se adoptan medidas extremas en la próxima década. El documento propició una nueva ronda de discusiones entre los funcionarios del gobierno de Donald Trump y los legisladores. Pero, a medida que los líderes mundiales reflexionan sobre si y cómo salvar el mundo, ¿cómo pueden contribuir las personas comunes y corrientes?

Las decisiones que uno tome cada día pueden marcar la diferencia, pero mucho ruido hace difícil saber por dónde empezar. ¿Qué tan efectivo es renunciar a la pajita del refresco o llevar una taza de café reutilizable para contribuir a la batalla contra el cambio climático?

Los defensores afirman que estos son pequeños pasos, aunque para un ciudadano corriente, la acción más efectiva es elegir a los políticos que comparten sus preocupaciones y presionar a los líderes locales para que adopten políticas amigables con el clima.

Pero también se puede marcar una diferencia en el calentamiento global en el hogar y en la comunidad y ahorrar dinero en el proceso.

1. Viaje como un europeo. El transporte representa la mayor parte de la emisión de carbono de Estados Unidos. Los automóviles tradicionales queman combustibles fósiles, causan contaminación en el aire y contribuyen al smog, la lluvia ácida y el calentamiento global. Andar en bicicleta, caminar o tomar el transporte público son las mejores alternativas. Al elegir un lugar para vivir, conviene buscar áreas transitables con transporte público de alta calidad y muchos carriles para bicicletas.

2. Maneje con menos emisiones de carbono. “La mayoría de los estadounidenses pueden marcar una diferencia manejando menos o eligiendo autos con menos emisiones de carbono”, apunta Juanita Constible, quien aboga por la defensa de los recursos naturales. Aproximadamente el 60% de la contaminación de carbono procedente del transporte proviene de los vehículos de pasajeros, mientras que los aviones representan solo el 9 por ciento. Además, agregó que si podemos reemplazar los autos antiguos con combustibles fósiles por automóviles que utilizan electricidad generada de manera renovable, abordaremos una parte significativa del desafío climático.

Sin embargo, los autos eléctricos presentan algunos desafíos. Algunas áreas no tienen la infraestructura de estaciones de carga. Las recientes acciones del gobierno federal no han ayudado. “Desafortunadamente, el gobierno de Trump se está moviendo para debilitar los estándares de eficiencia de combustible para automóviles y camiones, lo que tendrá el efecto de aumentar la contaminación y el cambio climático”.

3. Siga al sol. Gran parte de la energía que utilizamos en nuestros hogares proviene de las centrales eléctricas, que queman combustibles fósiles. Elija una empresa proveedora del servicio que emplee, al menos, el 50% de energía eólica o solar. Mejor aún: instale paneles solares en tu casa. Algunas ciudades y estados ofrecen incentivos fiscales, financiamiento y subvenciones que pueden hacer que la energía solar sea barata o incluso gratuita. Y usar el sol para alimentar tu casa no solo es bueno para el medio ambiente, sino que también puede suponer cientos de dólares en ahorros.

4. Selle las grietas. Camine por su casa sosteniendo una vela y observe si parpadea. El sellado de fugas de aire en las puertas y ventanas reduce el uso de la calefacción y del aire acondicionado, lo que reduce el consumo de energía.

5. Actualice los electrodomésticos. Cuando más eficiente es un aparato, menos cuesta su operación. Busque la etiqueta amarilla y negra de la Guía de Energía en los nuevos electrodomésticos para ver su consumo anual estimado y compárelo con modelos similares. Los electrodomésticos con el logotipo Energy Star de la Agencia de Protección de Medio Ambiente y Energía de Estados Unidos son significativamente más eficientes (en cuanto a la energía) que otros modelos.

6. Lave con agua fría. La mayor parte de la ropa no necesita ser lavada con agua caliente. El lavado con agua fría y el secado a temperatura baja o en un entorno de bajo consumo de energía supone un ahorro de energía. También se alarga la vida útil de su camiseta favorita: todo ese calor afecta a las fibras del material, por lo cual la ropa lo agradecerá.

7. Coma como un caballo. Es decir, conviértase en vegetariano. Si cada persona cambiara una comida de carne a la semana por una completamente vegetariana, se reducirían las emisiones. Gran parte de los alimentos que compramos se cultivan en otras partes del mundo, donde la producción de carne puede causar estragos en el medio ambiente.

“La carne de res y otros productos cárnicos demandan mucha más tierra y agua para criar. Además, las vacas y otros animales grandes producen gas metano. No hace falta ser vegano, solo se necesita hacer un pequeño cambio”, sostiene.

8. Ilumine el camino hacia el ahorro. Si aún no lo ha hecho, es hora de dejar de pensar en los vatios y comenzar a pensar en lúmenes. Las bombillas incadescentes anticuadas todavía están disponibles (aunque son una versión más eficiente que la que inventó Thomas Edison) pero se programa su eliminación (en los Estados Unidos será en 2020). Las bombillas de LED duran años y usan una fracción de la energía de las incandescentes. También son versátiles, lo que permite elegir la iluminación diurna o blanca, clara o de color amarillo.

9. Siembre plantas nativas en el jardín. “Las plantas nativas requieren menos agua y mantenimiento que las variedades no nativas y proporcionan más fuentes de alimento para las aves a medida que el planeta cambia sus hábitats”, dijo John Rowden, director de conservación de la comunidad de la National Audubon Society. “Una gran cosa que la gente puede hacer por el medio ambiente es dejar de cortar el césped, lo que produce carbono. No solo obtendrás más tiempo los fines de semana, sino que a las aves les encantará”.

10. Abogue para que su comunidad use plantas en terrenos públicos. Después de que el huracán Sandy diezmara la costa de Nueva Jersey en 2012, los residentes comenzaron a darse cuenta de la importancia de la flora local para combatir las inundaciones y la erosión.El año pasado, el estado aprobó una ley que exige que las plantas nativas se utilicen en el paisaje a lo largo de las carreteras. La medida podría ahorrar dinero al estado y también ayudar a proteger la vida silvestre.

 

Fuente: infobae.com

Anuncios