Las sanciones, que entrarán en vigor el 5 de noviembre, penalizarán a los países que no dejen de importar petróleo iraní y a compañías extranjeras que hagan negocios con entidades iraníes.

Pero 8 países podrán seguir importando petróleo iraní a niveles más bajos para evitar perturbar los mercados mundiales de crudo cuando las sanciones entren en vigor el lunes 5 de noviembre.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que ocho naciones, entre ellas países aliados de EE.UU. como Italia, India, Japón y Corea del Sur, recibirán exenciones temporales que les permitirán seguir importando productos petrolíferos iraníes durante un período limitado siempre y cuando finalicen tales importaciones en su totalidad. Dijo que esos países habían hecho esfuerzos para eliminar sus importaciones pero no pudieron completar la tarea antes de la fecha límite.

Turquía estará entre los ocho países, según el ministro de Energía, Fatih Donmez.

El Tesoro de Estados Unidos también exigirá a SWIFT que deje de prestar servicios a la industria bancaria de Irán como parte de la aplicación de sanciones sobre el programa nuclear del país y el supuesto apoyo al terrorismo.

Sanciones están “destinadas a alterar fundamentalmente el comportamiento de Irán”

Las sanciones entrarán en vigencia el lunes y abarcarán los sectores naviero, financiero y energético de Irán. Es el segundo lote de sanciones que el Gobierno ha vuelto a imponer desde que el presidente Trump se retiró del histórico acuerdo nuclear de 2015 en mayo .

Según el acuerdo, la mayoría de las sanciones internacionales impuestas a Irán sobre su programa nuclear se levantaron en 2016 a cambio de que Teherán frenara su trabajo nuclear.

Con excepciones limitadas, las nuevas sanciones penalizarán a los países que no dejan de importar petróleo iraní y compañías extranjeras que hacen negocios con entidades iraníes incluidas en la lista negra, incluido el banco central iraní, varias instituciones financieras privadas y empresas portuarias y marítimas estatales.

El restablecimiento de las sanciones hacen parte parte de un esfuerzo más amplio de Trump para obligar a Irán a frenar sus programas nucleares y de misiles, así como su apoyo a las fuerzas de poder en Yemen, Siria, Líbano y otras partes de Medio Oriente.

Pompeo dijo que las sanciones están “dirigidas a alterar fundamentalmente el comportamiento de la República Islámica de Irán”. Ha publicado una lista de 12 demandas que Irán debe cumplir si quiere que se levanten las sanciones.

“Máxima presión significa máxima presión”, dijo.

Pompeo quiere que el régimen clerical chií se retire de la Siria devastada por la guerra, donde es un aliado crítico del presidente Bashar al-Assad y que ponga fin al apoyo de larga data a los movimientos militantes regionales Hezbollah y Hamás.

Estados Unidos también quiere que Irán deje de respaldar a los rebeldes hutíes de Yemen, que se enfrentan a una campaña aérea apoyada por Estados Unidos dirigida por Arabia Saudita.

“Nuestro objetivo final”, dijo Pompeo, “es obligar a Irán a abandonar permanentemente sus actividades atípicas bien documentadas y comportarse como un país normal”.

Pero los expertos no esperan que los líderes de Irán tiren la toalla de inmediato.

“Es básicamente un pensamiento mágico. Los iraníes han podido continuar su apoyo a los representantes regionales y aliados durante 40 años a pesar de la presión económica”, dijo Ali Vaez, del International Crisis Group.

 

“Principalmente efectos psicológicos”, dice Irán

Irán dijo que no estaba preocupado por la reimposición de las sanciones estadounidenses, que se dirigen no solo a su sector vital de petróleo y gas, sino también a las industrias naviera, de construcción naval y bancaria.

“Estados Unidos no podrá tomar ninguna medida contra nuestra gran y valiente nación … Tenemos el conocimiento y la capacidad para manejar los asuntos económicos del país”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Bahram Qasemi, a la televisión estatal.

“La posibilidad de que Estados Unidos pueda lograr sus objetivos económicos a través de estas sanciones es muy remota y ciertamente no hay posibilidad de que logre sus objetivos políticos a través de tales sanciones”, dijo Qasemi.

“Las nuevas sanciones de Estados Unidos tendrán principalmente efectos psicológicos”, remataron los iraníes.

 

Con Reuters, AFP y AP

Anuncios