Los investigadores alemanes de la Universidad de Erlangen-Núremberg descubrieron que los productos que contienen hidroquinonas, como el té, el vino, el chocolate y el café, en combinación con el zinc pueden prevenir el proceso oxidativo del cuerpo y ralentizar el proceso de envejecimiento.

Según el artículo, publicado en el portal científico Phys.org, las hidroquinonas están presentes en polifenoles, sustancias vegetales responsables del olor y el sabor.

El zinc, oligoelemento que los seres humanos necesitan para mantenerse sanos, activa los grupos de hidroquinona, creando una defensa natural contra el superóxido, subproducto de la respiración de las células humanas que daña las propias biomoléculas del cuerpo, por ejemplo, las proteínas o los lípidos, así como el genoma humano.

La hidroquinona sola no es capaz de descomponer el superóxido. Sin embargo, si el zinc y la hidroquinona se combinan, se crea un complejo metálico que imita una valiosa enzima que tiene un potente efecto antioxidante.

“Es muy probable que el vino, el café, el té o el chocolate estén disponibles en el futuro con zinc añadido. Sin embargo, cualquier contenido de alcohol destruiría los efectos positivos de esta combinación”, explica Ivana Ivanovi-Burmazovi.

Por lo tanto, se trata de variedades de cerveza y vino que no contienen alcohol.

Anteriormente, un estudio de la Universidad de Cambridge reveló que es posible ganar un año de vida tomando unas 2 o 3 tazas de café al día. De media, cada taza de café la alarga 10 minutos.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios