Unicef denuncia el infierno terrenal que generado la guerra lanzada por Arabia Saudita para los niños en Yemen.

“Yemen es actualmente un infierno terrenal, no solo para el 50 % o el 60 % de los niños, sino para cada niño y niña que vive en Yemen”, aseguró Geert Cappelaere, director regional del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Medio Oriente y el Norte de África.

Durante una rueda de prensa celebrada este domingo en Amán, capital de Jordania, Cappelaere señaló que como consecuencia de esta guerra, además del hambre, la población también sufre enfermedades como el cólera. “Cada 10 minutos, un niño muere a causa de enfermedades que podrían evitarse”, dijo.

Para poner fin a esta catástrofe, dijo, es necesario un acuerdo de alto el fuego en Yemen con la mediación del emisario especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Además, Cappelaere manifestó su preocupación por la situación que atraviesa la ciudad portuaria de Hodeidah, en el oeste de Yemen, pues Arabia Saudita ha estado intensificando sus ataques contra esta zona.

El responsable de la ONU advirtió que el puerto de Hodeidah es un punto vital para el 70 % o el 80 % de la población yemenita, porque a través de esa zona que llegan los envíos comerciales y humanitarios que permiten proporcionar ayuda al norte del país.

“Con el asalto de Hodeidah, no solo tememos por las vidas de centenares de miles de niños (en la región), sino también por el impacto que tendrá en los niños del norte del país”, subrayó Cappelaere.

Por su parte, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió el final de la “violencia” para evitar que el país caiga en un “precipicio”.

Amnistía Internacional (AI) alertó de “la crueldad” de la brutal agresión saudita y solicitó a la comunidad internacional que rompa el silencio ante las incesantes violaciones por Riad de los derechos humanos de sus empobrecidos vecinos meridionales.

 

Fuente: almayadeen.net

Anuncios