Irán asegura haber frustrado numerosos ataques a sus infraestructuras nacionales de comunicación organizados por el régimen israelí.

“Un régimen cuyos antecedentes con el uso de armas cibernéticas como el virus Stuxnet están claros ha estado intentando esta vez dañar las infraestructuras de comunicación de Irán, pero gracias a la vigilancia de los equipos técnicos no ha logrado su objetivo”, ha tuiteado hoy lunes el ministro de Tecnología de Información y las Comunicaciones de Irán, Mohamad Yavad Azari Yahromi.

El ministro persa ha destacado, no obstante, que el Gobierno persa nunca mirará hacia otro lado ante los “actos hostiles” de Israel, sino que llevará sus casos de ciberdelincuencia ante los organismos internacionales.

Poco antes, el presidente de la Compañía de Infraestructura de Telecomunicaciones de Irán (TIC, por sus siglas en inglés), Hamid Fatahi, ha informado de la intercepción por sus servicios, a primeras horas de hoy mismo, de varios intentos de infiltración en sus sistemas.

“Hoy algunas de nuestras infraestructuras de comunicación han sido atacadas por medios de un régimen ilegal. ¡Derrotarlos ha sido facilísimo! (Los israelíes) han mostrado a la comunidad internacional que su acusación a Irán sobre ciberataques (#CyberAttacks) no era más que una ilusión ridícula. Recuerden Stuxnet”, ha tuiteado Fatahi.

Distintas fuentes persas reportan que se ha identificado como responsable principal del ataque cibernético a la compañía israelí Golden Line, con sede en Tel Aviv (oeste de los territorios palestinos ocupados) y especializada en telefonía fija y móvil.

En junio de 2010, el virus Stuxnet contaminó los equipos industriales de todo el mundo. Tenía como blanco las instalaciones industriales de Irán, en especial la planta nuclear de Bushehr, en el sur del país persa.

Según narra un documental hecho en 2016 por el director estadounidense Alex Gibney, el proyecto Stuxnet fue puesto en marcha principalmente por EE.UU., aunque después se sumó el ejército israelíes. El virus era una pequeña parte de un proyecto mucho más amplio de los servicios de inteligencia de EE.UU. e Israel para atacar las infraestructuras nucleares del país persa.

En 2013, el exempleado de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden aseguró además que EE.UU. e Israel habían creado el virus informático Stuxnet para sabotear el programa de energía nuclear iraní.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios