De acuerdo con los funcionarios de seguridad, la artillería pesada impactó en la sección de laboratorio del hospital, lo que provocó graves destrozos.

Igualmente se realizaron ataques aéreos en una carretera que une los distritos de Zabid y Tuhaita, con docenas de comunidades que se erigen entre ambos puntos.
Solo este miércoles, al menos sietes civiles yemeníes perdieron la vida durante los bombardeos.

La pasada semana el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia advirtió en esta capital sobre el riesgo inminente de muerte en el que se encontraban los niños residentes en la ciudad costera de Hodeidah debido a la intensificación de los ataques saudíes.

El 7 de noviembre, la entidad de Naciones Unidas ya señalaba que los intensos combates se estaban aproximando peligrosamente al hospital de Al-Thawra.

La ciudad de Hodeidah es el punto de entrada de más de las tres cuartas partes de las importaciones y la ayuda humanitaria del que depende la vida de millones de personas en Yemen.

A pesar de las advertencias de diversos organismos internacionales sobre la hambruna, o la complicada situación sanitaria y epidemiológica en ese país de la Península Arábiga, miles de efectivos de la coalición saudí se mantienen desde hace dos semanas en Hodeidah para extremar sus operaciones en esa provincia.

PIDEN PUNTO FINAL A LOS CRÍMENES

Altos funcionarios de la Administración del expresidente de Estados Unidos Barack Obama admiten la desacertada intervención de Washington en la agresión de Arabia Saudita contra Yemen.

Según infrmó este domingo el diario The Washington Post, al menos 30  funcionarios de alto rango de la era Obama le han solicitado al actual mandtario estadounidense, Donald Trump, que cese sus apoyos militar y político a Riad en su agresión a Yemen.

“Pese a (nuestros) fracasos, el Gobierno de Trump ha intensificado el apoyo a los líderes saudíes en la guerra en Yemen, e incluso ha eliminado las restricciones que habíamos creado al respecto. Es hora de poner fin al papel de EE.UU. en esta desastrosa guerra”, instaron en una carta dirigida al jefe de la Casa Blanca.

En la misiva, figuran los nombres de Susan Rice, exasesora de Seguridad Nacional de EE.UU.; John Brennan, exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés); y Wendy Sherman, exsubsecretaria norteamericana de Estado, entre otros.

Los ex altos responsables de EE.UU. señalan en la nota que no se ve ninguna perspectiva positiva para el fin del conflicto en Yemen, razón por la cual Washington debe terminar su apoyo “incondicional” y ponerle punto final a la “estupidez” de Arabia Saudita.

 

Fuente: almayadeen.net

Anuncios