La empresa belga Luciad—prestigioso suministrador internacional de sistemas de información geográfica— ha facilitado a China un avanzado software utilizado por la OTAN y EE.UU. para las salas de mapeo en condiciones de guerra, informa South China Morning Post. El pasado lunes Key Mapper, proveedor chino de servicios de información geoespacial, confirmó que era el distribuidor oficial del software de Luciad para el Gobierno chino.

El trato incluye el programa LuciadLightspeed, que puede procesar datos en tiempo real con celeridad y precisión, comprendiendo también aquellos objetos que se mueven a gran velocidad. Según la compañía estadounidense de tecnología gráfica NVIDIA, el software analiza y genera imágenes de gran calidad a una velocidad de 100 cálculos por segundo, 75 veces más rápido que su competidor más cercano, con una precisión de hasta 3 centímetros y en una escala global.

Ahora bien, como ocurre con todo proveedor de software extranjero, las leyes chinas estipulan la exigencia de desglosar cada línea del código fuente ante las autoridades por motivos de seguridad. A día de hoy, Luciad no ha emitido ningún comentario a este respecto y no se sabe a ciencia cierta si se ha sometido a este proceso.

La adopción de tecnología empleada por el mando militar de la OTAN no está exenta de riesgos para China debido a la posibilidad de contener códigos ocultos, según un experto en seguridad informática que ha trabajado con el Gobierno chino. “Esto puede llevar a una infiltración no autorizada en el cerebro de las operaciones militares chinas”, añadió.

Luciad fue fundado por el científico Lode Missiaen, que trabajó en los años noventa en la Agencia de Consulta, Comando y Control de la OTAN en La Haya, Países Bajos.

La importancia de la inteligencia militar

Para derrotar al enemigo en una guerra resulta esencial contar con información situacional precisa del teatro de operaciones. En la planificación de una estrategia militar se usan datos proporcionados por fuentes como drones, imágenes por satélite, radares, pronósticos metereológicos, el estado de las tropas y otras. En comparación con el de Luciad, el software tradicional puede introducir errores de hasta 500 metros en el posicionamiento de objetivos en movimiento.

En este contexto, China opera actualmente con uno de los sistemas de recolección de inteligencia militar más grande del mundo, gracias a una red de satélites en expansión, la mayoría de los cuales sirven al Gobierno o al Ejército Popular de Liberación, el segundo mayor ejército del mundo después del de EE.UU..

 

Fuente: rt.com

Anuncios