La guerra en Yemen, que se intensificó en 2015 con la intervención de la coalición árabe liderada por Arabia Saudita, ha causado la muerte de unos 85.000 niños menores de cinco años, de acuerdo con datos entregados este miércoles (21.11.2018) por la ONG Save the Children. El reporte abarca el período abril de 2015/octubre de 2018 y se basa en datos recogidos por Naciones Unidas.

Según estas cifras, 84.701 menores perdieron la vida por malnutrición aguda grave y enfermedades asociadas. “Por cada niño muerto por bombas y balas, docenas se mueren de hambre y es algo que se puede prevenir completamente”, aseguró la directora de la ONG en Yemen, Tamer Kirolos, que se mostró “horrorizada” de que tal cantidad de seres humanos hayan perdido la vida por culpa del “hambre extrema”.

Los niños que fallecen de hambre “sufren enormemente a medida que las funciones de sus órganos vitales disminuyen y finalmente se detienen”, explicó, al resaltar que sus sistemas inmunológicos son tan frágiles que “son más propensos a las infecciones, con algunos tan débiles que no pueden siquiera llorar”. Kirolos agregó que “los padres tienen que presenciar cómo sus hijos se van consumiendo, incapaces de hacer nada para evitarlo”.

Demasiado débil

Un ejemplo concreto y dramático de esta tragedia que ocurre ante la mirada casi impasible del resto del planeta es Ghazi Saleh, un niño de 10 años que respira con dificultades en una cama del hospital de Taez. El menor, según la agencia AFP, pesa apenas 8 kilos y debe hacer duros esfuerzos para mantener los ojos abiertos. En ese mismo recinto médico, los casos de malnutrición se cuentan por decenas.

La guerra, y el bloqueo que la coalición árabe ha impuesto de facto sobre Yemen, han desatado una de las peores crisis humanitarias de los últimos años en el mundo, donde más de 8 millones de personas corren el riesgo de morir de hambre y más de 22 millones de personas, tres cuartos de la población de Yemen, dependen absolutamente de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

“Necesitamos con urgencia obtener alimentos con alto contenido de nutrientes para los niños más vulnerables de Yemen, algunos de los cuales están realmente al borde del abismo”, explicó Kirolos, que añadió que “con sólo 60 dólares se puede alimentar a una familia de siete miembros un mes entero” y que hoy la ayuda tarda tres semanas en llegar debido al bloqueo, cuando en condiciones normales demoraría solo una.

 

Fuente: dw.com

Anuncios