Cuando los supremacistas salieron de las sombras en el arranque de la era Trump hubo un rostro conocido que los lideraba: David Duke. El simpatizante nazi desde los 14 años y fundador de una rama del Ku Klux Klan en 1974 se ha convertido este martes en trending topic en España por felicitar el ingreso de Vox al Parlamento de Andalucía. “La Reconquista comienza en tierras andaluzas y se ampliará en el resto de España”, ha publicado Duke en su cuenta oficial, traduciendo al inglés un mensaje posteado por el partido de extrema derecha española.

“¡Vox triunfa en Andalucía! Doce escaños y el fin del régimen socialista. España Viva hace historia y demuestra que el cambio es posible. La Reconquista comienza en tierras andaluzas y se ampliará en el resto de España” tuiteó Duke, de 69 años. El excongresista en Luisiana entre 1989 y 1992 y aspirante fallido a gobernador, senador y presidente de Estados Unidos, ahora se dedica a agitar a la extrema derecha en Internet.

Duke participó activamente el pasado agosto en la mayor marcha de supremacistas blancos en los últimos años en Estados Unidos, en Charlottesville. La caótica jornada derivó en enfrentamientos con contramanifestantes que dejaron un muerto (una mujer de 32 años) y al menos 34 heridos. Antes de los disturbios, Duke dijo a la prensa que los manifestantes “iban a cumplir las promesas de Donald Trump” de “recuperar de vuelta” el país.

El conocido racista, xenófobo, antisemita y negacionista del Holocausto felicitó en 2017 a Trump por su “honestidad y coraje”. “La presidencia de Trump ha empoderado a muchos europeos americanos porque él dijo que estaba en contra del orden internacional, la guerra sionista”, explicó en una entrevista con EL PAÍS el año pasado.

La Liga Antidifamación lo ha definido como “quizás el más conocido racista y antisemita americano”. “Es la figura más reconocible de la derecha radical americana, un neonazi, duradero líder del Klan y ahora portavoz internacional de los negacionistas del Holocausto”, añade el Southern Poverty Law Center, especializado en el estudio del extremismo. En la celebrada película de Spike Lee, Infiltrado en el KKKlan (2018), Topher Grace interpreta a David Duke en la Luisiana de los setenta, lo que le ha supuesto una mayor popularidad.

La alegría de Duke por la irrupción de Vox en Andalucía se suma a la de Marine Le Pen, la presidenta del partido de extrema derecha francesa Agrupación Nacional (antes Frente Nacional), y a la de Geert Wilders, el líder populista de la extrema derecha holandesa: las dos grandes amenazas electorales para los partidos tradicionales el pasado año, que finalmente no tocaron poder en sus países, han sido los primeros en celebrar el avance de la formación de Santiago Abascal. Le Pen lo hizo incluso antes de que se conocieran los resultados oficiales, calificando a Vox de “movimiento joven y dinámico”.

 

Por Antonia Laborde

Fuente: elpais.com

Anuncios