Bombardeos de la llamada coalición internacional, dirigida por EE.UU., han provocado la destrucción total de un hospital en Deir Ezzor, en el este de Siria.

“Un ataque aéreo de los aviones de la coalición de EE.UU. han arrasado por completo con el hospital de la ciudad de Hayin, al sureste de la provincia de Deir Ezzor”, ha informado este viernes la página web de la Organización General de la Televisión y la Radio de Siria.

La fuente no ha ofrecido más información, y no se sabe el impacto que ha dejado este bombardeo en cuanto víctimas, aunque lugareños no descartan que haya dejado varios muertos y heridos.

En paralelo a este ataque, aviones de EE.UU. han bombardeado diferentes puntos de la ciudad de Hayin y, como consecuencia, decenas de viviendas han sido destruidas y cientos de familias han abandonado sus casas por el peligro de los continuos ataques aéreos de la coalición.

Durante el mes de noviembre, la denominada coalición internacional, que alega luchar contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), utilizó al menos una vez fósforo blanco en una operación en Hayin, causando varias víctimas mortales entre la población civil.

Estos ataques se produjeron horas después de que, en el mismo día, otro ataque de EE.UU. y sus aliados acabara con la vida de ocho personas en Hayin. Las víctimas, entre ellas tres mujeres y dos niños, son miembros de una sola familia, ha anunciado la agencia oficial siria de noticias SANA.

El Gobierno de Siria exige a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que tome medidas contra los responsables de dichos ataques y ponga fin a la presencia ilegal de EE.UU. en su territorio.

La coalición en cuestión publicó en septiembre su propio informe, donde reconoce la muerte de al menos 1114 civiles como resultado de las numerosas operaciones que llevan a cabo sus cazas desde 2014 en Irak y Siria.

No obstante, la organización de periodistas independientes Airwars señala que el balance de víctimas en estos dos países árabes excede ampliamente el reconocido por la coalición estadounidense. En realidad, pone de manifiesto que habría que multiplicar por siete los datos proporcionados, lo que supone más de 6716 civiles muertos.

 

Fuente: hispantv.com

Anuncios