Mubarak, quien gobernó Egipto durante casi 30 años y fue derrocado en 2011 durante la llamada “Primavera Árabe”, testificó contra Morsi, el expresidente acusado de ayudar a entrar a Egipto a miembros de Hamás en 2011.

Dos protagonistas de la historia reciente de Egipto estuvieron cara a cara el miércoles 26 de diciembre en una corte de El Cairo. El expresidente Hosni Mubarak reapareció en público por primera vez en casi dos años para testificar contra otro exmandatario, Mohamed Morsi.

Mubarak, quien instaló un régimen de mano dura en Egipto durante casi 30 años hasta su derrocamiento tras el levantamiento denominado “Primavera Árabe” en 2011, se presentó como testigo en el caso que investiga a Morsi y otros líderes del grupo islamista Hermanos Musulmanes por la presunta liberación de prisioneros y la violación de la frontera este de Egipto durante la mencionada revolución.

Morsi –quien fue electo presidente en los primeros comicios democráticos tras la “Primavera Árabe”- y otros integrantes de su movimiento están acusados de haber facilitado el ingreso a Egipto a combatientes del grupo palestino Hamás desde la Franja de Gaza en 2011 para apoyar el levantamiento contra Mubarak.

Mubarak, de 90 años, ingresó con bastón y escoltado por sus dos hijos en el complejo penitenciario de alta seguridad en el sur de El Cairo, donde se encuentra detenido Morsi. El expresidente declaró durante una hora y media, pero no respondió a todas las preguntas del juez, alegando que no recibió el permiso del actual mandatario, Abdelfatah Al-Sisi, para revelar información “sensible” relacionada a la seguridad nacional.

“Si hablo, abriré muchos temas que no puedo discutir sin permiso”, se excusó Mubarak, quien reapareció en público por primera vez desde que en marzo de 2017 salió del hospital en el que cumplió su condena por apropiación de fondos públicos.

En tanto, fue absuelto en otra causa que lo responsabilizaba por la muerte de 239 manifestantes durante la represión violenta a las protestas que terminaron con su mandato entre enero y febrero de 2011.

Según Mubarak, 800 personas armadas ingresaron a Egipto desde Gaza en 2011

Entre la información que brindó en su testimonio, Mubarak sostuvo que su jefe de los servicios de Inteligencia, Omar Suleiman, le contó el 29 de enero de 2011 que cientos de personas cruzaban la frontera de Egipto desde la Franja de Gaza para apoyar a los Hermanos Musulmanes.

“Me dijo que hay grupos armados que se infiltraron en las fronteras con un gran número, alrededor de 800 personas”, especificó.

Morsi, quien presenció la declaración de Mubarak vestido con mono de presión y sentado en una jaula de vidrio y metal grueso, se encuentra en prisión desde que fuera derrocado en julio de 2013 por Abdelfatah Al-Sisi, por entonces jefe de las Fuerzas Armadas y actual presidente de Egipto.

Morsi ya está cumpliendo una condena de 45 años de cárcel tras haber sido condenado en causas separadas de espionaje de Catar y los cargos derivados del asesinato de manifestantes en 2012.

Inicialmente, fue sentenciado a pena de muerte en un caso de ruptura de prisión y a cadena perpetua por cargos de espionaje del grupo islamista palestino Hamás, pero esos veredictos fueron revocados.

Desde que Morsi fue derrocado en 2013, el gobierno de Al-Sisi reprimió a la Hermandad Musulmana, el movimiento islamista más antiguo y organizado de Egipto. Miles de sus seguidores fueron encarcelados y el grupo fue catalogado de organización terrorista, aunque sus integrantes aseguran estar comprometidos con el activismo pacífico.

Por otro lado, al principio y al final de la sesión judicial en la que declaró Mubarak, alrededor de 30 familiares de víctimas de la represión se pusieron de pie y enviaron mensajes a los dos exmandatarios.

 

Con Reuters y EFE

Fuente: france24.com

Anuncios