El Programa Mundial de Alimentos de la ONU acusó a los rebeldes hutíes de la venta y desvío de ayuda humanitaria dirigida a miles de civiles necesitados. Los rebeldes negaron las acusaciones y dijeron que iniciarán una investigación independiente.

Alimentos que se necesitan con urgencia y otras ayudas básicas “no están llegando a las manos de quienes lo necesitan” esto según el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) que acusó a los rebeldes hutíes de desviar y vender las ayudas dentro de los mercados controlados por los rebeldes.

El PMA informó que sus monitores recolectaron evidencias en las que se detecta a camiones hutíes tomando alimentos de los centros de distribución, por lo que funcionarios locales del programa están investigando los registros.

Muchas de las familias de civiles aseguran que aún no reciben alimentos ni ningún tipo de ayuda humanitaria. “Vinieron aquí, escribieron nuestros nombres, pero no nos dieron nada. Vimos que le dieron a otras personas, pero nunca a nosotros”, dijo Saada Mohammed, una mujer desplazada de la ciudad de Taiz.

De acuerdo con una encuesta reciente realizada por agencias de la ONU, cerca de 16 millones de personas se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria, esto tras cuatro años de guerra civil.

El director del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, David Beasley, habló con France 24, dijo que esta no es la primera vez que se desvía la ayuda humanitaria que necesitan muchos civiles que padecen hambruna. “Hay hutíes que no se preocupan por la gente. Literalmente están desviando la ayuda haciendo que esta se detenga… Aquí son víctimas las personas inocentes y a los niños no se les debería privar del alimento”, fue parte de las declaraciones de Beasley.

Ante las acusaciones, los rebeldes hutíes rechazaron lo dicho por el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el presidente del Comité Revolucionario Supremo de los hutíes, Mohamed Ali Al Huti, condenó en un comunicado las amenazas del PMA de suspender la ayuda en las zonas administradas por los rebeldes y las tildó de “un intento de eludir la responsabilidad de hacer frente a la hambruna en el Yemen”. También dijo que iniciarán una investigación independiente.

Gobierno yemení también culpó a los rebeldes

El Gobierno yemení responsabilizó a los rebeldes de impedir la entrada de barcos comerciales y con ayuda humanitaria en dos puertos bajo su control en el mar Rojo. También los acusó de detener y saquear camiones de asistencia, según la agencia oficial de noticias Saba.

El Alto Comité de Socorro del Ejecutivo informó en un comunicado que entre mayo de 2015 y diciembre de 2018 los rebeldes prohibieron el acceso a 88 buques con ayuda humanitaria, otros productos y petróleo, y que 34 de ellos fueron retenidos durante seis meses, por lo que la mayor parte de la carga se dañó.

 

Por Tatiana Suarez

Fuente_ france24.com