En medio de las tensiones crecientes con los separatistas de Taiwán, el presidente de China ordenó reforzar la preparación y la capacidad de combate de las unidades para estar preparados “en tiempos de emergencia”.

Días después de asegurar que no descartaba el uso de la fuerza para responder a los grupos separatistas de Taiwán, el presidente de China, Xi Jinping, instó al Ejército de su país a fortalecer su capacidad de combate y estar listo para la batalla.

Según publicó la agencia oficial Xinhua, Xi se pronunció durante un encuentro con la cúpula de la Comisión Militar Central, que también se encuentra bajo su mando. De acuerdo a ese medio, el mandatario remarcó que China enfrenta crecientes riesgos y desafíos y que las fuerzas armadas deben trabajar para garantizar sus necesidades de seguridad y desarrollo.

“El mundo se enfrenta a un período de grandes cambios nunca vistos en un siglo, y China aún se encuentra en un período importante de oportunidades estratégicas para el desarrollo”, subrayó el líder chino, a la vez que instó a las fuerzas armadas a diseñar nuevas estrategias y asumir responsabilidad para preparar y emprender la guerra.

Por esa razón, les exigió a las tropas que “se preparen para una lucha militar completa desde un nuevo punto de partida”, motivo por el cual “se debe profundizar en la preparación para la guerra y el combate”, con el fin de “garantizar una respuesta eficiente en tiempos de emergencia”.

En tanto, de acuerdo a la cadena de televisión estatal CCTV, Xi Jinping firmó la primera orden militar de 2019 en la que da prioridad a una mejora del entrenamiento, con el énfasis en la preparación para el combate, las maniobras, las inspecciones a las tropas y los ejercicios de resistencia.

Si bien no es la primera vez que el presidente chino realiza consideraciones de este tipo, este mensaje se da en medio de las crecientes tensiones con los separatistas de Taiwán, además de disputas territoriales en el Mar del Sur de China y las desavenencias con Estados Unidos por diferentes razones que van desde las cuestiones comerciales hasta la causa taiwanesa.

Días atrás, Xi Jinping no descartó implementar la fuerza en Taiwán para combatir “las intervenciones exteriores y los pocos separatistas” para lograr la reunificación de China.

Por su parte, Taiwán reclama a China que reconozca que es una entidad política distinta desde 1949 y niega que exista el llamado “Consenso de 1992”, el cual establece el principio de una sola China y dos sistemas.

En tanto, días atrás, la Marina taiwanesa también publicó un video en su página oficial de Facebook mostrando los avances en las pruebas de nuevos misiles supersónicos, que podrían alcanzar objetivos en China.

La presidenta de Taiwán llamó a la comunidad internacional a defender la democracia de su país

Horas antes de que se conocieran los dichos de Xi Jinping sobre el Ejército, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, instó a la comunidad internacional a respaldar la democracia de Taiwán ante la creciente presión de China.

Frente a la reiterada amenaza china de que se debe producir la reunificación del país, incluso con un eventual uso de la fuerza, Tsai pidió que “la comunidad internacional lo tome en serio y pueda expresar su apoyo y ayudarnos”.

En ese sentido, la mandataria remarcó que si las naciones no apoyan a un país democrático bajo amenaza “podríamos tener que preguntarnos qué país sería el siguiente”.

Asimismo, Tsai instó a Pekín a tener un “entendimiento correcto” de lo que piensan los taiwaneses y reiteró que acciones como el acoso político no son útiles en las relaciones bilaterales.

Además, reiteró el rechazo a la interpretación de Pekín sobre la fórmula “un país, dos sistemas” que aplica sobre Hong Kong y agregó que no puede aceptar las premisas chinas, en particular el llamado “Consenso de 1992”, que dejan claras “sus intenciones políticas hacia Taiwán y sus pasos para la unificación”.

 

Fuente: france24.com

Anuncios