Naciones Unidas solicitó a Bahrein y Emiratos Árabes Unidos que liberen de forma inmediata a los prominentes activistas Nabil Rajab y Ahmad Mansur, respectivamente.

“Si incluso célebres defensores de derechos humanos son sometidos a estas acciones, qué se puede esperar contra aquellos menos prominentes y sin el escrutinio internacional”, preguntó Ravina Shamdasani, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH).

Shamdasani pidió a los Al Jalifa dejar de criminalizar las voces disidentes, mientras enfatizó a Emiratos Árabes Unidos (EAU) la necesidad de que garantice que las personas no sean criminalizadas por expresar puntos de vista críticos con el Gobierno o sus aliados.

El pasado 31 de diciembre, los tribunales de Bahrein y EAU confirmaron a Rajab y Mansur, respectivamente, las sentencias de cinco y 10 años de cárcel por sus críticas antigubernamentales.

 

Fuente: almayadeen.net

Anuncios