La Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) de Alemania informó este martes (08.01.2019) que un joven de 20 años fue detenido por su presunta implicación en la masiva filtración de datos privados de políticos y figuras públicas, entre ellas la canciller Angela Merkel. El joven confesó que actuó solo y empujado por su malestar con la clase política.

La Oficina Central para la lucha contra la Delincuencia en Internet (ZIT) de la Fiscalía de Fráncfort y la BKA registraron el domingo la vivienda de un sospechoso de 20 años en el estado federado de Hesse, en el oeste del país, que fue detenido preventivamente. Tras ser interrogado, y al no existir fundamento legal para mantenerlo bajo custodia, fue dejado en libertad.

La información filtrada incluía direcciones, números de teléfono, boletas y copias de documentos de identidad, y fue distribuida en Twitter inicialmente en diciembre, pero se dio a conocer masivamente en enero. Entre los cerca de mil afectados hay miembros del Bundestag y del Parlamento Europeo de todos los partidos del espectro político alemán, excepto del partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD).

Lenta reacción

La filtración ha provocado un escándalo en Alemania, donde las autoridades han sido puestas en el ojo del huracán por su lenta reacción. El paquete con la información fue puesta en Twitter a través de enlaces publicados diariamente, como si se tratara de premios de un calendario de Adviento. A pesar de ello, y de estar a la vista de todos, las agencias de inteligencia no reaccionaron.

Aún peor, la agencia de ciberdefensa BSI informó que en diciembre había sido contactada por un legislador, quien detectó actividad sospechosa en su correo electrónica y cuentas de redes sociales.

La revista Der Spiegel asegura que el sospechoso detenido dijo a los investigadores que no tenía noción de los efectos que causarían sus acciones, y hasta el momento nada indica que el joven esté relacionado con agencias de seguridad de otros países. El portavoz de la Fiswcalía de Frankfurt, Georg Ungefuk, dijo que el joven vive con sus padres y va al colegio. No está claro si su arresto y posterior liberación se relaciona con una operación realizada en Heilbronn, donde el departamento del joven Jan Schürlein, de 19 años, fue revisado por la Policía.

 

Fuente: dw.com

Anuncios