Los líderes demócratas en el Congreso criticaron este martes el discurso del presidente Donald Trump en el que habló de una “crisis creciente” en la frontera con México, y exigieron al mandatario que reabra la Administración, que lleva 18 días parcialmente cerrada.

“El presidente Trump debe dejar de mantener como rehén al pueblo estadounidense, dejar de fabricar una crisis y debe volver a abrir la Administración”, dijo la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, en un discurso inmediatamente posterior al de Trump.

Pelosi lamentó que Trump haya optado por mantener la Administración cerrada por culpa de la disputa que mantienen demócratas y republicanos por los fondos para construir un muro en la frontera con México, en vez de aceptar una propuesta demócrata que volvería a abrir parte del Gobierno.

Lamentablemente, mucho de lo que hemos escuchado del presidente Trump está lleno de desinformación e incluso malicia. El presidente ha elegido el miedo”, dijo Pelosi.

La líder demócrata dijo que es un hecho que las mujeres y niños migrantes en la frontera no son una amenaza a la seguridad sino un desafío humanitario y añadió que la políticas “crueles y contraproducentes” de Donald Trump solo han agravado ese “desafío humanitario”.

Por su parte, el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, reclamó a Trump que “separe el cierre administrativo de las discusiones sobre la seguridad fronteriza”.

No existe excusa para herir a millones de estadounidenses por una diferencia política“, apuntó Schumer, que se refirió a las miles de familias de trabajadores federales que han visto sus nóminas suspendidas en las últimas semanas.

“Hablamos esta noche por una única razón: el presidente de los Estados Unidos, tras haber fracasado en hacer que México pague por un muro inefectivo, y en hacer que el congreso pague la cuenta, cerró el gobierno“, dijo Schumer.

 La mayoría de los presidentes han utilizado los discursos desde el Salón Oval para fines nobles. Este presidente usó ese telón de fondo para fabricar una crisis, imponer el miedo y distraer la atención del lío de su gobierno.

En su discurso, Trump aseguró que la situación en la frontera con México es una “crisis creciente”, a pesar de que el número de detenciones en el linde se ha reducido drásticamente en las últimas dos décadas.

Mis queridos estadounidenses, hoy les hablo porque hay una crisis humanitaria y de seguridad creciente en nuestra frontera sur“, dijo Trump en un discurso dirigido a los ciudadanos en un horario de máxima audiencia.

El Gobierno de Trump afronta desde el pasado 22 de diciembre el cierre del 25 % de la Administración, situación que afecta a unos 800.000 empleados que han dejado de percibir su salario y ha trastocado el funcionamiento de distintos espacios turísticos o las actividades de agencias a las que no se les han asignado nuevos recursos.

 

Con información de EFE

Anuncios