Facebook ha enviado a Bruselas a su nuevo jefe de comunicaciones, Nick Clegg, para difundir buenas noticias. Clegg, antiguo líder del partido Liberal Demócrata de Gran Bretaña, anunció en su primera comparecencia pública en Bruselas, que Facebook crearía un “centro de operaciones” en el que expertos, investigadores, y especialistas trabajarán para proteger las elecciones europeas de las falsas campañas electorales, la desinformación, y la publicidad oculta. El personal de Facebook “trabajará junto con legisladores, autoridades electorales, empresas de Internet y grupos sociales para detener las ‘fake news’”, anunció Nick Clegg.

Según Clegg, Facebook cuenta en todo el mundo con alrededor de 30.000 empleados que trabajan contra la desinformación. Entre el tres y el cuatro por ciento de las cuentas son falsas o son usadas con fines propagandísticos. En otras palabras, entre 80 y 90 millones de cuentas.

“Tiene que ir más rápido”

El comisario de Seguridad de la UE, Julian King, elogió las actividades de Facebook, Google, Twitter y Mozilla. Pero la lucha contra las “fake news” y las cuentas automáticas sigue siendo lenta. Las cuatro plataformas de Internet y los servicios de inteligencia han acordado voluntariamente con la Comisión de la UE adoptar medidas más fuertes contra la falsificación, las campañas de propaganda, y la publicidad política encubierta.

Julian King aplaudió el hecho de que todas las empresas ya hubieran comenzado a cumplir sus obligaciones con respecto a la colocación de anuncios y el traspaso de datos. Sin embargo, instó a acelerar muchas de las medidas: “No nos sirve de nada si al día siguiente de las elecciones nos enteramos de lo que salió mal”.

“La libertad de expresión debe permanecer”

Con el fin de ejercer una mayor presión sobre las plataformas de opinión y publicidad, la Comisión de la UE publica un informe mensual en el que se evalúan las medidas adoptadas por las empresas. Hasta ahora, Facebook solo examina las cuentas de determinados países de la UE y en pocos idiomas. King ha declarado que esta medida debe extenderse a todos los Estados miembros de la UE.

El comisionario de la UE no tuvo respuesta contundente a la pregunta de qué se podría hacer en el caso de que los propios gobiernos populistas, como Hungría o Italia, fueran la fuente de las “fake news”. Simplemente contestó: “No se trata de restringir la libertad de expresión”, más bien se debe formar una red de revisión que pueda refutar las afirmaciones falsas, explicó King. Para marzo de 2019 debería existir un “sistema de alarma” público, en el cual los Estados de la UE, las empresas y los usuarios puedan emitir advertencias cuando haya “fake news”.

En la Comisión de la UE, una sección del departamento de Servicio Exterior se encarga de detectar informes falsos, campañas, y mensajes de odio en Internet. Luego pide que se los elimine de Facebook y otras plataformas similares. El presupuesto de esta sección se incrementó a cinco millones de euros para la campaña electoral de 2019. El equipo, que hasta ahora solo contaba con 14 empleados, fue fundado en 2015 y se ocupa principalmente de informes falsos y propaganda rusa.

 

Fuente: dw.com

Anuncios