La población de la provincia de Raqqa reclamó la salida de las tropas de ocupación estadounidenses y francesas de Siria, y el cese de la intervención externa en sus asuntos internos.

Cientos de personas de la provincia de Raqqa y Deir Ezzor marcharon este sábado para condenar la ocupación estadounidense y los ataques lanzados por la alianza contra el pueblo; además, respaldaron el apego al Ejército sirio como protector de la unidad y la seguridad de la nación.

Los participantes quemaron banderas norteamericanas y francesas, al tiempo que denunciaron las amenazas turcas y reclamaron del Ejército en las zonas de Raqqa y Deir Ezorr para liberarlas del terrorismo y la ocupación.

Los civiles también reafirmaron su determinación a resistir a la ocupación estadounidense y todas las tropas extranjeras presentes en Siria de forma ilegal, y que trabajarán para derrotarlos por todos los medios en colaboración con el ejército árabe sirio.

En un intento de ocultar sus crímenes contra los sirios, Washington y sus aliados Francia y Reino Unidos continúan impidiendo la llegada de expertos en desminado a la ciudad de Raqqa para evaluar la situación allí y eliminar la amenaza de minas colocadas por la organización terrorista ISIS.

 

Fuente: almayadeen.net

Anuncios